Monterrey. La mexicana Cemex, una de las mayores cementeras del mundo, dijo este martes que planea recortar un 6% de su plantilla laboral global, como parte de un plan de reorganización para aumentar en US$400 millones su flujo de operación.

Cemex, que opera en más de 50 países, anunció en abril una reorganización de su estructura de negocios de dos a seis regiones con un presidente cada una.

"Esta transformación de Cemex anticipa generar aproximadamente US$400 millones adicionales de flujo de operación (Ebitda) para finales del 2012", dijo a Reuters la cementera en un correo electrónico ante una pregunta sobre el tema.

La compañía, que lucha por reducir su pesada deuda en medio de una débil demanda de cemento principalmente en Estados Unidos -su mayor mercado-, emplea a alrededor de 46.500 personas en el mundo.

El programa de reorganización contempla además del ajuste de personal, la desinversión de activos no estratégicos y la reducción de gastos.

Para este año, Cemex espera generar ahorros por US$250 millones y vender activos por alrededor de US$150 millones, que usará para pagar deuda.

La deuda de Cemex al cierre de marzo fue de US$18.231 millones, que en su mayoría vence a partir del 2014, por lo que la compañía podría entrar en otra ronda de refinanciamiento.

Cemex ha visto presionados sus resultados financieros desde que compró a la productora de materiales de construcción Rinker en el 2007, que triplicó su deuda y aumentó su presencia en el golpeado mercado estadounidense justo en los albores de la crisis financiera mundial.