Monterrey. La cementera mexicana Cemex presentó este viernes a acreedores un nuevo plan de refinanciamiento de deuda para esquivar un pesado vencimiento en el 2014, el que espera concretar en el tercer trimestre y así tener un respiro mientras mejora sus operaciones y eleva su liquidez.

Cemex dio a conocer en Nueva York la iniciativa que busca refinanciar alrededor de US$7.200 millones que vencen en el 2014, a través del intercambio de nuevos créditos o bonos, y que incluye un pago anticipado y amortizaciones semestrales.

"Estaremos lanzando la oferta de intercambio oficial la próxima semana", dijo el vicepresidente de Relación con Inversionistas de Cemex, Maher Al-Haffar, en una entrevista telefónica.

Cemex dijo que los nuevos créditos o notas de colocación privada (USPP) que pretende intercambiar vencerían en el 2017.

La propuesta también considera la emisión de hasta US$500 millones en notas de alto rendimiento con una tasa de interés anual del 9,5% con plazo en junio del 2018, pero que podría amortizarse anticipadamente en el 2016.

"Los acreedores que participen en la oferta de intercambio recibirán una comisión (...) de 80 puntos base calculados sobre el monto de su participación existente bajo el Acuerdo de Financiamiento Existente que intercambien nuevos créditos o nuevas notas USPP", detalló Cemex.

El plan incluye un pago anticipado de US$1.000 millones antes de marzo del 2013, amortizaciones de US$500 millones el 14 de febrero del 2014 y dos pagos de US$250 millones en junio y diciembre del 2016.

La compañía, que arrastra débiles resultados desde el 2008 después de comprar a la australiana Rinker, ha luchado por bajar su abultada deuda en medio de una menor demanda que le impide generar suficiente efectivo para hacer frente al pesado vencimiento del 2014.

La deuda total de Cemex al cierre de marzo era de US$18.166 millones, incluyendo bonos perpetuos.

La cementera, una de las mayores del mundo, está proponiendo además fijar como obligación un índice de endeudamiento que no supere en 7,0 veces sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Ebitda) en diciembre del 2013 y en 4,25 veces en diciembre del 2016.

El convenio vigente, que Cemex firmó con sus acreedores en el 2009 después de meses de negociaciones, establece un índice de deuda fondeada respecto al Ebitda de 6,5 veces para junio y de 5,75 veces para diciembre del 2012, mientras que para el próximo año fija un techo de 5,0 veces en junio y 4,25 veces en diciembre.

Cemex, con oficinas en la norteña ciudad de Monterrey, dijo que el pago de los US$1.000 millones en el 2013 podría fondearlo con la venta de activos en Estados Unidos y Europa, así como de una participación minoritaria de sus operaciones en países seleccionados.

Las acciones de Cemex en la bolsa mexicana subían un 0,57% a 8,82 pesos, en tanto que sus papeles en Nueva York ganaban un 1,86% a US$6,58.

Cemex dijo que se reuniría con sus acreedores entre el 29 de junio y el 2 de julio.