Monterrey. La mexicana Cemex, la tercera cementera más grande del mundo, dijo este lunes que reducirá su pesada deuda en US$440 millones con un canje de bonos perpetuos.

En el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, el director de Finanzas de Cemex, Rodrigo Treviño, detalló que un 56% de los tenedores accedió a intercambiar la deuda en el marco de las cuatro ofertas lanzadas el 5 de abril por la empresa y que vencieron el 7 de mayo.

"Es un resultado muy bueno (....) el costo incremental del servicio de la deuda fue del orden de US$5 millones anuales", dijo Treviño, satisfecho pese a que de haberse concretado el canje al 100%, la deuda se habría reducido en unos US$850 millones, según analistas.

Cemex, que tiene su sede en la norteña ciudad de Monterrey, planea hacer el canje de los bonos por las nuevas notas el 12 de mayo.

Los bonos perpetuos, que suman unos US$3.000 millones, fueron emitidos por Cemex entre el 2006 y el 2007 para financiar la compra de la australiana Rinker, una operación que aumentó su presencia en Estados Unidos y triplicó su deuda justo antes de que la crisis hipotecaria que golpeó sus ventas.

Al cierre de marzo la deuda neta de Cemex era de US$18.000 millones, incluyendo los bonos perpetuos.

Las notas garantizadas a cambio de los bonos perpetuos serán emitidas a descuento con un plazo de 10 años para las denominadas en dólares y de siete años en euros.

El directivo de Cemex explicó que el 44% de los tenedores que eligieron quedarse con sus bonos esperarían por un futuro llamado de recompra en diciembre del 2016.

"Seguiremos buscando reducir o eliminar el riesgo de refinanciamiento", dijo Treviño. "Con los mercados vamos a ir adelantando pagos mientras el nivel (de deuda) este apalancado", agregó.

Cemex anunció recientemente una oferta de compra de Certificados Bursátiles, que vencen entre noviembre próximo y marzo del 2011, por alrededor de 6,112 millones de pesos (487 millones de dólares) para su cancelación.