Monterrey. Por primera vez en dos años, la cementera mexicana Cemex reportaría crecimientos en sus ganancias operativas del cuarto trimestre (correspondiente al 2010), pero mostraría una pérdida neta golpeada por su pesada deuda y una débil demanda en sus principales mercados.

Un sondeo de Reuters entre siete analistas arrojó una pérdida neta promedio de US$132 millones para Cemex en el cuarto trimestre del 2010 frente a un resultado negativo de US$209 millones del mismo lapso del 2009.

Sin embargo, en una señal de que la cementera habría dejado atrás la peor crisis de su historia, sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Ebitda) mostrarían un alza promedio interanual del 17%, su primer crecimiento desde el segundo trimestre del 2008.

"El cuarto trimestre habría marcado un punto de retorno en el desempeño operacional y finalmente habría puesto a Cemex de regreso en el camino del crecimiento", dijo Credit Suisse.

Cemex, uno de las mayores cementeras del mundo, ha visto presionados sus resultados desde que compró a la productora australiana de materiales de construcción Rinker, justo antes de la crisis hipotecaria en Estados Unidos.

Pero una mejoría en la economía de Estados Unidos, la fortaleza el peso mexicano y el euro frente al dólar, mejores volúmenes en México, Asia, Centro y Sudamérica, y una dramática reducción en costos habrían impulsado los resultados operativos de Cemex.

Aunque los inversionistas siguen cautos ante la debilidad de la demanda en Europa y la incertidumbre de cuanto tiempo le tomará a la compañía reducir su deuda a un nivel más razonable.

Algunos analistas estiman que Cemex habría cerrado 2010 con una deuda neta de US$15.000 millones, una cifra similar a la del 2009, mientras hace malabares para extender sus vencimiento que habrían elevado sus costos financieros.