Tegucigalpa. Paralización nacional de labores en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica y marchas en contra de incremento al precio de la energía eléctrica, es el escenario que vive Honduras.

Representantes de las tres centrales obreras del país se manifestaron en contra de un alza estimada en un nueve por ciento a las tarifas de la estatal correspondientes al presente mes.

La manifestación que inició en las oficinas principales de la estatal eléctrica finalizó en el Congreso Nacional, donde entregaron a los diputados un documento que contiene siete puntos para superar la crisis financiera en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Las acciones fueron coordinadas por el Sindicato de Trabajadores de la ENEE (Stenee), la Central General de Trabajadores (CGT), de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH) y de la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH).

La ENEE trasladó en julio del presente año un aumento de un 6%, vía ajuste por combustible, al consumidor final y en agosto fue de 9%.

Las autoridades de la ENEE anunciaron que el recibo de septiembre, que deberá ser pagado en los primeros días del presente mes, tiene un alza de un 9%.

Demandas. El presidente del Stenee, Miguel Aguilar, exigió de los diputados, en el marco de un mitin efectuado en los bajos del Congreso, un alto al incremento tarifario que afecta a la población de Honduras.

Recomendó que se aplique una tarifa multi-horaria y que el Estado cree un presupuesto para absorber un porcentaje del ajuste. Proponemos, continuó, que los empresarios térmicos vía costos fijos absorban otro porcentaje y que en el pliego tarifario se modifique la tarifa C, donde están integrados los grandes industriales del país, que cancelan una tarifa más baja que la residencial.

Aguilar propuso el diseño de un plan de ahorro eléctrico y de manejo de la demanda, para disminuir el impacto económico que tiene la energía durante las horas de mayor consumo. El precio del kilovatio hora supera los 25 centavos de dólar.

El sindicalista demandó de los diputados que se rescinda el contrato de Semeh y la Ley Marco del Subsector Eléctrico. Ademásm que cesen las violaciones al contrato colectivo de la ENEE, acciones claras para reducir las pérdidas técnicas y no técnicas, que en la actualidad ascienden a un 23%.

El gerente de la ENEE, Roberto Martínez, se excusó de varios señalamientos de los sindicalistas porque fueron heredados por los gobiernos anteriores. Negó que se han elevado las tarifas y aclaró que el ajuste por combustible fue de un seis por ciento. Lamentó que el Bloque Popular no protestó en contra del gobierno de Manuel Zelaya cuando elevó las tarifas.