Centroamérica se planteó una hoja de ruta con el objetivo de propiciar y mejorar la seguridad turística en el área, aspecto que se trató durante el primer congreso regional referente al tema y en el cual se acordó solicitar el apoyo de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En el congreso que concluyó en El Salvador, se adoptaron medidas orientadas a la prevención del delito y seguridad ciudadana para el desarrollo del sector.

Como parte del plan adoptado, se propuso fortalecer las estrategias de cada país y la policía turística, la colaboración entre los sectores público y privado para fomentar la actividad turística y generación de empleos. Otra parte se enfoca en identificar polos turísticos emergentes y fortalecer los ya existentes.

Además de fortalecer la coordinación de carácter regional, integral y coordinado a los desafíos presentados en materia de seguridad ciudadana y turístico, mediante el desarrollo y puesta en práctica de un plan de acción con la asistencia de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y Delito (Undoc).
En la actividad se incluyó también a la República Dominicana,

Aunque las autoridades han referido en otras ocasiones que la inseguridad no ha afectado a los turistas, al Triángulo Norte se le considera una de las áreas más violentos sin ser territorios en guerra.