Centroamérica planea instalar una segunda línea regional de transmisión eléctrica para poder elevar la capacidad de intercambio de energía entre los seis países que comparten la primera, que se terminó en octubre pasado tras 25 años y con una inversión de cerca de US$500 millones.

"Ahora empezamos a pensar en la necesidad de una segunda línea, de otra nueva inversión para poder ampliar la capacidad de intercambio entre los países, entonces en eso estamos", dijo hoy a Acan-Efe el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Energía de El Salvador, Luis Roberto Reyes.

Reyes fue uno de los altos funcionarios centroamericanos que participaron este miércoles en una reunión ministerial en Panamá para celebrar la conclusión, a finales de octubre pasado, del 100% de la infraestructura del Sistema de Interconexión Eléctrica para los Países de América Central (SIEPAC).

La cita fue organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), uno de los organismos que financió, con US$253,5 millones, el proyecto del SIEPAC, de US$507,7 millones.

El SIEPAC es una línea de transmisión regional que se extiende 1.800 kilómetros, entre Guatemala y Panamá, cuyo último tramo se concluyó a finales de octubre pasado en Costa Rica, de acuerdo a la información oficial.

La línea es operada por la Empresa Propietaria de la Red (EPR), cuyos socios, a partes iguales, son las empresas estatales de transmisión de cada uno de los países centroamericanos, más los tres socios extraregionales: ISA de Colombia, CFE de México y Endesa de España.

El de Costa Rica "es el último tramo pero no el último proyecto, tenemos que hacer el segundo circuito", aseguró a Acan-Efe el secretario de Energía de Panamá, Víctor Urrutia.

La construcción de la segunda línea está incluida en una declaración firmada por altos funcionarios reunidos en Panamá, en la que se comprometieron a impulsar esa y otras iniciativas, como "la dinamización del Mercado Eléctrico Regional mediante la promoción del marco regulatorio que permita contar con contratos firmes de largo plazo y con inversión privada en generación".

"Lo que queremos es que el desarrollador de plantas vea no un mercado de 1.500 megavatios (como el actual) sino uno 7.000 megavatios", explicó Urrutia.

En ese sentido, Reyes aseguró que la región pretende ajustar su marco regulatorio a fin de que en el "primer trimestre del 2015" se pueda llevar a cabo "una subasta de los derechos de transmisión" a través del SIEPAC.

"Se va a ofertar el derecho a utilizar la línea por un período grande. Eso va a permitir que puedan darse contratos entre una generadora en Guatemala y una distribuidora en Panamá, por decir algo (...) y eso va a ayudar a las tarifas", aseguró Reyes.

El SIEPAC permitió el desarrollo del Mercado Eléctrico Regional (MER), único en el mundo y aprobado en el 2000, que complementa los mercados nacionales de energía ya existentes.

"Durante el último año, las transacciones del MER alcanzaron los 1,500 megavatios, lo que representa un incremento de más de 300% de las transacciones con respecto a 2012", según datos del BID.

El secretario salvadoreño señaló a Acan-Efe que otro asunto pendiente por solucionar es que los países del SIEPAC deben fortalecer sus redes internas de trasmisión.

"Hay algunos países que no han desarrollado mucho sus líneas internas y utilizan la línea de SIEPAC, lo que hace que haya menos capacidad de transporte de energía entre los países", explicó.

Otro de los compromisos adquiridos este miércoles en Panamá por los representantes del sector eléctrico regional fue promover el acceso a nuevas fuentes de energía sostenibles, el gas natural.

La cita ministerial contó con la asistencia de ministros de Energía y otros representantes de los países del SIEPAC, que integra Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, así como de Colombia, México y República Dominicana, entre otras personalidades, de acuerdo a la información regional.