Lima. El presidente ejecutivo de Southern Copper Corp., Óscar González Rocha, se mantiene optimista sobre el proyecto de la mina de cobre Tía María en la provincia peruana de Islay, a pesar de protestas que se reiniciarían este lunes.

En un correo electrónico, González Rocha dijo que la oposición al proyecto Tía María, que se centra en su impacto en el agua y la agricultura local, proviene de una minoría radical y debería ser resuelta.

El ejecutivo volvió a garantizar que Tía María, que produciría 120.000 toneladas de cobre al año, usaría aguas marinas y no aguas de río o subterráneas.

Asimismo, indicó que la empresa está estudiando la factibilidad técnica de construir y operar una planta de desalinización, que costaría más de US$50 millones, más los costos operativos.

Southern Copper, que tiene minas en México y Perú, planea invertir US$934 millones en el proyecto Tía María.