Río de Janeiro. Alrededor de 300 sucursales bancarias se encuentran cerradas este martes en Río de Janeiro, a raíz de una huelga que afecta al sector.

De acuerdo con el Sindicato de Bancarios de Río, la huelga, que comenzó este martes y no tiene fecha de finalización, ya cuenta con la participación de 12 mil empleados bancarios, es decir, cerca del 37% de los 32.000 profesionales que trabajan en el municipio de Río.

La meta inicial del sindicato era que se sumaran a la paralización cerca de 400 agencias, una meta que no fue cumplida, según publica O Globo.

Almir Aguiar, presidente del Sindicato de Bancarios de Río, explicó que la mayoría de las agencias que participan de la huelga pertenecen al centro de la ciudad, y no concierne a los bancos públicos y privados.

Mientras los organizadores buscan un reajuste real de los sueldos de 5%, hasta ahora las autoridades de los bancos sólo han proporcionado un ajuste real de 0,56%. "Son intransigentes", afirmó Aguiar, quien recordó que las ganancias de los bancos aumentaron 19,4% en 2010.

"Mañana, el número de miembros (de la huelga) va a aumentar y va a llegar a nuevos barrios", advirtió Aguiar.