Los planes de inversión de SABMiller (South African Breweries-Miller), la casa matriz de Cervecería Hondureña y una de las mayores cerveceras del mundo, apuntan hacia el crecimiento.Así lo dijo a El Heraldo, Boyce Lloyd, presidente de Cervecería Hondureña durante una entrevista donde destacó la importancia del mercado catracho para esta empresa.

En promedio, la inversión anual del grupo, en Honduras, oscila entre US$30 millones y US$35 millones, “pero si nosotros tenemos una expansión, este monto puede subir a US$40 millones o US$50 millones”, explicó el ejecutivo al afirmar que “nosotros tenemos confianza en el futuro de Honduras”.

Esta confianza manifiesta de la segunda mayor compañía cervecera del mundo es la que abre las posibilidad de mayor inversión.“Estamos hablando con nuestra oficina principal en Londres, porque nosotros creemos que hay oportunidades para mayor crecimiento en Honduras”, confirmó Lloyd.

Actualmente, Honduras es el segundo país con menor crecimiento económico en la región para esta compañía. El primer lugar lo ocupa El Salvador, según declaraciones del empresario, quien señaló que la cervecería creció un 2% en 2013 y que esperan que este crecimiento sea de un 4% o 6 %, el nivel promedio de los demás países del istmo, y donde Panamá es líder, con un crecimiento de 10% anual.

Este bajo crecimiento marca la pauta para que la generación de empleo se mantenga estática. Pero a cambio, la generación de empleos indirectos sí reporta un número ascendente.La fuerza laboral de Cervecería Hondureña es de 2.778 colaboradores directos y 65.000 detallistas, de los que dependen más de 325.000 personas en todo el país.

Para los ejecutivos de la cervecera, las proyecciones de crecimiento se comenzaron a vislumbrar con el cambio de gobierno y la política de la administración de Juan Orlando Hernández de darle prioridad a la generación de empleos mediante el anunciado plan de inversiones.

“Esperamos mejor crecimiento en Honduras en los próximos dos o cinco años, tal vez nuestras inversiones sean mejores, unos US$40 millones”, afirmó Lloyd.

Las inversiones que realiza la empresa se destinan para la modernización de camiones, maquinaria de manufacturación como cajas y botellas, así como en el equipo de tecnología de sofware y hardware y en desarrollo y capacitación del recurso humano.

Además, el ejecutivo dijo que la empresa requiere reformar algunas industrias que requerirá esta ampliación de la inversión, y mencionó el cambio de la matriz energética.

 Hasta ahora, la autogeneración de energía limpia anual es de 36 megavatios.Esta generación, desarrollada en una de las filiales de la empresa, la Azucarera del Norte, S.A. (Azunosa), ha permitido, resaltó el empresario, una mejora en la eficiencia energética de las plantas de refrescos y cervezas en un 8%.

Nuevas líneas de refrescos y cervezas

Hasta ahora, la Cervecería Hondureña mantiene nueve líneas de refrescos y estas expectativas de crecer apuntan hacia una o dos líneas más.

 En este punto, Lloyd refirió que solamente una nueva línea equivale a US$8 millones. En el caso de que la implementación sea para una marca de cerveza, esta inversión sube a US$10 millones por cada línea.

La compañía reportó que las ventas totales en el país ascendieron a 5,1 millones de hectolitros en refrescos y 1,1 millones de hectolitros en cerveza, durante el 2013.

“En relación con el anterior reporte, estas cifras significan un crecimiento que oscila entre un 6% y un 13.4%, y evidencian la preferencia de los consumidores nacionales”, indica la empresa en su reporte de sostenibilidad que cubre el período fiscal comprendido entre abril del 2012 y marzo del 2013.

Desarrollo social

Las inversiones también incluyen los fondos destinados a los proyectos de responsabilidad social empresarial y este ámbito para el próximo trienio, se anunció una inversión que supera los 2.400 millones de lempiras (US$115 millones) en el desarrollo de nuestra cadena productiva.

Lloyd agregó que también fortaleceremos la capacidad de las dos subsidiarias de la cervecera; Plásticos Industriales Hondureños y Azucarera del Norte.

“Estas inversiones impactarán directamente en nuestros indicadores ambientales, sociales y económicos e incrementarán, aún más, la contribución de la compañía al país”, aseguró.