El presidente Hugo Chávez Frías, aprobó este miércoles 1.404,3 millones de bolívares (US$198,901 millones) y US$145,8 millones para el sector eléctrico, así como la creación de un instituto para el estudio, desarrollo, investigación y formación en el mismo ámbito.

Durante un acto con una delegación argentina de visita en el país, en la Central Hidroeléctrica de Tocoma, en el estado Bolívar, al sur de Venezuela, Chávez autorizó 1.189 millones de bolívares (US$168,406 millones) y US$145,8 millones para este proyecto hidroeléctrico, en construcción con apoyo de la nación argentina.

Adicionalmente, aprobó 215,3 millones de bolívares (US$30,49) para Temorzulia, un complejo termoeléctrico que se desarrolla al occidente de Venezuela.

El presidente, tras autorizar la constitución del instituto de investigación y formación en el sector eléctrico, acotó que es una iniciativa que "nos hace mucha falta" y confió en que será desarrollada por el nuevo titular de Energía Eléctrica, Héctor Navarro, cuyo nombramiento anunció en el mismo acto.

Chávez, además, firmó la creación de la sociedad anónima Metrocontadores del Alba, una fábrica de medidores que incluye a Cuba.

En tanto, puntualizó que, de los recursos aprobados, los bolívares provendrán del Fondo Miranda, constituido por excedentes en recaudación tributaria, mientras que el componente en dólares sale del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden).

Este último, es alimentado por lo que se ha denominado reservas excedentarias, que es el dinero que está por encima del nivel adecuado de reservas internacionales.

Además, recordó que, gracias a una reforma legal, se estableció en US$29.000 millones el nivel adecuado de reservas, de manera que lo que supere esta cifra va al Fonden, a fin de que el Ejecutivo disponga de recursos para proyectos de desarrollo.

Chavez añadió que el Banco Central de Venezuela, de acuerdo con ese esquema, debe desembolsar al fondo US$3.010 millones entre enero y abril.

El mandatario explicó que, mientras las reservas internacionales de las naciones latinoamericanas suelen depositarse en bancos del Norte, que pagan intereses de apenas 1% o 2%, "el colmo es que ese dinero nos lo prestan y nos cobran 10% o 12%".