Caracas. El presidente Hugo Chávez dijo este lunes que Citgo, la filial refinadora de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Estados Unidos, es un mal negocio para el país sudamericano, días después de vender multimillonarios activos petroleros en Europa considerados no estratégicos.

El mandatario socialista defendió la venta a la rusa Rosneft de la participación de PDVSA en el circuito alemán de refinerías Ruhr Oel por US$1.600 millones, más US$800 millones en reservas de crudo, alegando que eran activos poco beneficiosos para la nación.

"Como mal negocio es la Citgo. De ese no hemos podido salir, sujeta a las leyes de Estados Unidos. Imagínate, la Citgo, esa sí debe costar mucho más por supuesto", dijo en un acto en el que explicó su reciente gira por Rusia, Irán, Libia y Portugal, entre otros países.

Expertos del sector han especulado con la posibilidad de que el Gobierno de Chávez se deshaga de Citgo, que arrojó pérdidas netas de US$201 millones en 2009, luego de que vendieran en 2006 algunos de sus activos como su participación en una refinería que poseía asociada a Lyondell.

"La Citgo no debe costar menos de US$10.000 millones. Sólo si la vendiéramos y colocásemos ese dinero en unos bancos con los intereses habría dividendos al año de no sé cuánto", agregó, tras criticar que la firma dé pérdidas pese a las refinerías y oleoductos que tiene en Estados Unidos.

El gobierno defiende su política de desinversión en activos no estratégicos para destinar esos recursos al desarrollo nacional, mientras que sus críticos denuncian que Chávez está "quemando" recursos de la nación para financiar su proyecto político socialista.

"La Citgo, hay que apretar, tienen que mandar los dividendos", le conminó al ministro de Energía y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez.