Río de Janeiro. Chevron seguirá sin poder realizar actividades de exploración en el campo Frade hasta que la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) averigüe las causas de dos derrames ocurridos bajo las operaciones de la petrolera estadounidense en la cuenca de Campos.

La directora de ANP, Magda Chambriard, dijo este martes que el regulador brasileño del mercado de energía no debería rechazar la solicitud hecha por la empresa para la producción de petróleo en Frade, pero que la perforación y la inyección de agua no serán autorizadas por el momento.

"La interrupción de la producción es voluntaria, fue Chevron quien pidió la paralización y, en principio, no tenemos nada en contra de que vuelva a producir (...) Mientras tanto, (las actividades de) perforar y de inyectar agua en los pozos siguen interrumpidas", dijo Chambriard.

La directora de la ANP anticipó que, entre las causas que provocaron un segundo derrame en el campo de Frade en marzo de este año, la autoridad investiga si la inyección de agua en los pozos podría haber contribuido al accidente. Chambriard no entregó más detalles sobre el asunto.

El proceso de inyección de agua en los pozos contribuye a mantener la presión dentro del yacimiento, conservando o incluso aumentando la productividad de los campos petrolíferos. Chevron es reconocido por haber conseguido un elevado aprovechamiento del agua en el proceso de producción de petróleo en el campo.

Antes del corte, la producción en Frade sumaba cerca de 64 mil barriles de petróleo equivalentes al día, según el boletín de ANP sobre la producción de febrero.

Chevron dijo que está trabajando con la ANP en todos los asuntos relacionados con el campo de Frade, incluso el restablecimiento da producción.