Río de Janeiro. La petrolera estadounidense Chevron pidió el jueves la detención temporal de sus operaciones de producción en Brasil tras detectar un "pequeño" nuevo derrame de crudo en el mismo yacimiento mar adentro que registró una fuga en noviembre.

El anuncio de Chevron se produjo después de que la firma y el regulador petrolero de Brasil, ANP, identificaron una filtración de crudo en el campo Frade, en el noreste de Rio de Janeiro, donde la compañía tuvo un derrame estimado entre 2.400 y 3.000 barriles en noviembre.

El pedido para suspender de la producción llega el mismo día que ANP informó que notificó a Chevron de una multa por no cumplir con presentar medidas de prevención para evitar filtraciones en la zona.

La petrolera estadounidense ya enfrenta multas por más de US$121 millones por el derrame de noviembre y ha tenido su licencia de perforación suspendida en Brasil, una de las más prometedoras zonas petroleras en el mundo.

Chevron dijo que la decisión de suspender la producción en Frade fue apoyada por sus socios en el campo, la estatal brasileña Petrobras y Frade Japan, controlada por Inpex Japón. La suspensión tiene que ser aprobada por los reguladores brasileños.

"Esta decisión se tomó como medida de precaución", dijo Rafael Jaen Williamson, director de asuntos corporativos de Chevron en Brasil, en una conferencia de prensa en Río de Janeiro. El ejecutivo añadió que espera que la suspensión sólo dure "algunos meses" y que la decisión no altere los planes de inversión de la firma en Brasil.

Las acciones de Chevron, que ya se comercializan en baja por segundo día consecutivo antes de la noticia del nuevo derrame en Brasil, profundizaron sus pérdidas. Los títulos cayeron hasta un 1,1% a US$109,47, con volúmenes de negociación que alcanzaron su nivel más alto en tres semanas.

La ANP dijo que el petróleo parecía salir de grietas en el lecho oceánico, no del pozo de Chevron que fue sellado tras el derrame del año pasado.

Williamson, de Chevron, dijo que no había evidencia de que la nueva fuga sea causada por la perforación o producción en el campo Frade, que bombea actualmente unos 60.000 barriles por día.

La fuga fue detectada por primera vez el 4 de marzo y los ingenieros encontraron el origen el 13 de marzo, dijo Williamson. Una grieta de 800 metros de longitud en el fondo del mar, de sólo unos pocos milímetros de ancho, fue hallada también, dijo Mauro Pagam, ingeniero de Chevron.

Chevron y el operador de plataformas de perforación Transocean han sido demandado por más de US$11.000 millones por fiscales brasileños debido a la fuga de noviembre, que fue menos del 0,1% del tamaño del derrame de BP en el Golfo de México.