Quito. Alegando conflicto de intereses, la petrolera multinacional Chevron (antes Texaco) presentó a las 15:45 del pasado lunes una solicitud de revocatoria a la providencia emitida el viernes último, que dispuso el pago de US$19.041 millones, en 24 horas, a las comunidades amazónicas demandantes.

Entre los cinco argumentos expuestos por Chevron en la revocatoria consta uno de conflicto de intereses. “Usted estaba moral y legalmente impedida de ejecutar la sentencia en virtud de los artículos 75 y 76, letra k, de la Constitución, y artículo 9 del Código Orgánico de la Función Judicial que garantiza la imparcialidad del juez”, detalló parte de la solicitud.

A renglón seguido especifica que “su hermano (de la conjueza Lilia Ortiz) Guillermo Ortiz Vásquez es abogado patrocinador del procurador común de los abogados de los actores en indagación fiscal Nº 235-2010, que ante la Fiscalía de Sucumbíos se sigue por falsificación de documentos y fraude en la expedición de la sentencia objeto de la ejecución”.

La multinacional fue sentenciada a cancelar US$19.041 millones como pago a la contaminación ambiental en la Amazonía, a consecuencia de la explotación petrolera que ejecutó.

Sin embargo, el pedido de revocatoria no incidirá en la decisión de los demandantes de continuar con el proceso de embargo de bienes de la compañía, remarcó el abogado Pablo Fajardo.

Fajardo indicó que se buscará garantizar el pago a través del embargo de bienes tanto dentro como fuera del Ecuador. También aseguró que estos ya han sido identificados.

Tras el pedido de Chevron, la Corte deberá ratificar la decisión de cobro, en un plazo no determinado, para proceder con el pedido de embargo, según los demandantes.

En tanto que el vocero de la multinacional, James Craig, expuso que “a estas alturas, todo el mundo sabe que la Corte de Lago Agrio es parte del fraude que ha deslegitimado todo este proceso. Las acciones de la Corte solo benefician a los abogados demandantes y a sus inversionistas, mientras colocan a Ecuador en plena violación del Derecho Internacional”.

De acuerdo con el vocero de la petrolera, “la sentencia es ilegítima e inejecutable en cualquier tribunal que respete el estado de derecho. Chevron ha presentado escritos para oponerse a esta última denegación de justicia de la Corte y ha apelado a la Corte Nacional de Justicia (CNJ)”.

Chevron recordó, además, que la compañía continúa con su demanda de fraude y extorsión contra los abogados demandantes en instancias judiciales en Nueva York.