Chevron solicitó a la Corte Provincial de Sucumbíos en Lago Agrio, Ecuador, que se impugnen dos informes que la empresa considera fraudulentos, que fueron presentados por los abogados demandantes en el caso que se sigue contra la empresa por contaminación ambiental que afectó a comunidades indígenas ecuatorianas.

Asimismo, la empresa exigió que se realice una investigación exhaustiva y transparente sobre la situación denunciada.

La compañía sostiene que los abogados demandantes presentaron informes contrapuestos a las conclusiones de Charles W. Calmbacher -perito de los demandantes durante inspecciones judiciales en 2004- sin su conocimiento ni autorización, utilizando su firma de manera fraudulenta.

El asesor de comunicación de Chevron para América Latina, James Craig, afirmó que “es indispensable que la Corte sancione a aquellos que han perpetrado este fraude, abusando del proceso judicial, y que se investigue a fondo para determinar hasta dónde se ha corrompido el proceso”.

Agregó que “hemos dicho muchas veces que el proceso carece de legitimidad. Este fraude es una prueba más que corrobora este hecho”.

Asimismo Chevron solicitó a la Corte rechazar el informe pericial de Richard Cabrera, debido a que se basó significativamente en los informes de Calmbacher para calcular los US$ 27 mil millones en daños y perjuicios

Según Chevron, los abogados demandantes estaban en conocimiento de que Calmbacher no autorizaría dicha opinión y que no le hicieron las preguntas ordenadas por la Corte porque no querían que él se enterara que su nombre había sido utilizado en informes que no eran de su autoría.

En este contexto Craig dijo que “si el juicio empezó con fraude, hay que preguntarse hasta dónde llegaron los actos ilícitos de estos abogados”.

Charles W. Calmbacher es un biólogo e higienista industrial estadounidense, quien fue el primer perito, que fue designado en nombre de los demandantes en el juicio contra Chevron en Lago Agrio, Ecuador.