Caracas. Chevron podría comenzar a bombear 50.000 barriles diarios de crudo (bpd) de la Faja del Orinoco el próximo año, pero necesita invertir en el proyecto, dijo un ejecutivo de la firma estadounidense en una entrevista publicada el domingo.

Ali Moshiri, presidente de exploración de Chevron para Africa y América Latina, añadió que la decisión de Venezuela de elevar los impuestos a las ganancias extras por los altos precios del petróleo podría afectar futuros planes de inversión de la firma en el mayor exportador de crudo de Sudamérica.

Chevron, la mayor petrolera de Estados Unidos, tiene una participación de 34% en el proyecto Carabobo 3 en el Orinoco, el que posee reservas estimadas de 66.000 millones de barriles.

La estatal venezolana es el accionista mayoritario con el 60%, en tanto que firmas venezolanas y japonesas tienen el resto de la participación.

El gobierno de Hugo Chávez, que busca llevar a Venezuela por el camino del socialismo, apuesta a revitalizar al crucial sector petrolero mediante el desarrollo de proyectos en la Faja, considerada una de las mayores reservas de hidrocarburos que quedan en el mundo.

"Es posible que haya producción para el próximo año. Tendremos 50.000 barriles diarios de producción del bloque Carabobo para septiembre de 2012", dijo Moshiri al diario venezolano El Universal.

"Técnicamente estamos listos, pero es necesario tener inversiones. Hay que tener inversiones inmediatamente, o incluso podríamos esperar hasta el próximo mes porque podemos acelerar la actividad. Pero es necesario que tengamos una decisión sobre eso", añadió.

Moshiri aseguró que se encontraba en Caracas para conversar con Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo del país miembro de la OPEP.

"Pensamos que tenemos la tecnología y el recurso humano, al igual que PDVSA, para que trabajemos juntos e iniciemos este proyecto", comentó.

Carabobo 3 es uno de varios proyectos en la Faja con los que Venezuela busca elevar en 2,1 millones bpd su producción, lo que significaría unos 80.000 millones de dólares en inversiones para el país.

Las dos firmas Japonesas con participación minoritaria en Carabobo 3 son Mitsubishi Corp e Inpex.

"PDVSA es muy fuerte y tiene suficiente financiamiento, y hay buenas relaciones entre Pdvsa y Chevron. Y ahora es el momento de tomar la decisión de cómo vamos a hacerlo. Es lo único que falta", añadió el directivo.

Ramírez comentó el jueves a Reuters que Venezuela espera recibir dos créditos por un total de 5.500 millones de dólares de bancos chinos e italianos para financiar multimillonarios proyectos de crudo pesado en la Faja del Orinoco y que se podría ver alguna producción temprana en 2011.

En abril, Caracas elevó los impuestos a las ganancias súbitas, decisión que Moshiri considera tendrá un impacto en la forma en que la industria verá a futuros proyectos en Venezuela.

"Lo positivo es que el Gobierno recibe el impuesto, lo negativo sería sobre cómo los proyectos futuros en Venezuela -no los actuales- serán percibidos", sostuvo.

"Nosotros no nos saldremos de los proyectos o planes actuales sólo porque aumentó el impuesto. Pero para el futuro, cuando queramos tomar una decisión sobre Venezuela, consideraremos este impuesto a las ganancias y veremos si es competitivo o no con otros desarrollos", adelantó.

Ramírez ha dicho que el alza en los impuestos no se aplicará a la nueva producción entre las firmas privadas y PDVSA hasta que recuperen sus inversiones.

"El nuevo impuesto no se refiere a nuevos proyectos y eso nos da cierta área de discusión. Pero tenemos que hablar de cuál es la expectativa del Gobierno sobre el retorno de nuestra inversión. Eso debe discutirse", finalizó.