Chevron Corp. dijo este martes que el flujo de petróleo desde el pozo de evaluación perforado en su yacimiento Frade en Brasil habría cesado, la primera señal de progreso en los esfuerzos por contener un derrame de petróleo que afecta a la región.

Las observaciones de la compañía estadounidense mostraron además "un descenso significativo" en la cantidad de petróleo que se filtra desde el lecho marino, dijo la firma en un comunicado.

El sellado del pozo, que habría sido la causa de la fuga petrolera, se concretará en los próximos días.

La filtración creó una "estela" de un volumen de entre 400 a 650 barriles de crudo en las inmediaciones del proyecto, que está ubicado a 370 kilómetros al noreste de Río de Janeiro.

El comunicado es la primera señal de la compañía de que las medidas adoptadas para controlar el derrame están dando resultado.

Funcionarios del Gobierno iniciaron una investigación y dijeron que la perforación habría elevado la presión en el área donde está localizado el pozo, lo que desencadenó la fuga.

El incidente aumentaría el escrutinio sobre la seguridad de las operaciones costa afuera de Brasil, en momentos en que el país latinoamericano busca explotar enormes y recién encontradas reservas y convertirse en un importante exportador petrolero.

Analistas dijeron que es muy pronto para conocer si el derrame perjudica los planes de Brasil de desarrollar yacimientos en aguas muy profundas en la prolífica región conocida como subsal, que contaría con más de 50.000 millones de barriles de petróleo.

El proyecto Frade se encuentra en la Cuenca de Campos, donde se concentra la gran mayoría de la producción brasileña de petróleo, en aguas con una profundidad de 1.200 metros. La compañía ha dicho que Frade no es parte de la región subsal.

El año pasado, el derrame de BP en el Golfo de México motivó una mayor vigilancia de las autoridades regulatorias sobre las operaciones de Brasil en la costa, ha dicho la firma estatal petrolera Petrobras.

Nuevas inversiones en la región subsal están en espera debido a una disputa política sobre cómo distribuir las regalías entre los estados.