Lago Agrio. Los abogados de Chevron Corp y los demandantes que acusan a la importante petrolera estadounidense de contaminación volverán esta semana a una corte en la Amazonia ecuatoriana para apelar uno de los fallos por daños ecológicos más grandes del mundo.

Los abogados de los 47 demandantes nombrados en el juicio dicen que presentarán documentación el jueves ante el panel de tres jueces de una corte provincial en la remota ciudad de Lago Agrio para tratar de incrementar la indemnización de US$8.600 millones.

También se espera que el equipo legal de Chevron se presente el jueves, pocos días después de que el juez Nicolás Zambrano ordenó a la compañía pagar los daños y disculparse ante las comunidades indígenas locales por la contaminación relacionada con la perforación.

La importante petrolera con sede en California manifiesta ser inocente y dice que el caso fue impulsado por políticos locales y codiciosos abogados litigantes.

"El objetivo, por supuesto, es anular este fallo ilegítimo que es producto del fraude y la conspiración y está divorciado de toda evidencia científica legítima presentada en el caso", dijo el portavoz de Chevron, James Craig.

"Si es necesario, también apelaremos ante la Corte Nacional de Justicia", agregó.

La resolución de la saga legal que lleva ya más de 17 años podría tomar mas años, y son pocos los analistas que esperan que la compañía pague algo a la brevedad. El precio de la acción de Chevron no fue afectada por el fallo del lunes, ya que los inversores casi descontaban un fallo adverso.

El veredicto constituye uno de los fallos ambientales más grandes de la historia. En 1994, una corte de Alaska ordenó a Exxon Mobil Corp pagar US$5.000 millones por el derrame de petróleo de Exxon Valdez, pero tras años de disputas legales, la multa fue recortada a US$500 millones.

Alguna evidencia descartada. Los demandantes ecuatorianos dicen que los miles de millones otorgados por uno de los jueces de la corte no son suficientes para limpiar las áreas que Chevron arruinó al verter residuos derivados de la perforación, contaminando las reservas de agua y causando problemas de salud.

Chevron niega los problemas de salud y dice que limpió la contaminación de la cual era responsable.

"Queremos asegurarnos de que la indemnización otorgada remediará adecuadamente toda contaminación de la cual es responsable Chevron", dijo Karen Hinton, una portavoz de los demandantes con sede en Washington.

Los demandantes no han dicho cuanto más solicitarán por daños adicionales pero en principio buscaban por lo menos US$27.000 millones.

Los inversores y la industria mundial del petróleo está siguiendo el caso de cerca para ver si el caso de Ecuador puede sentar un precedente para otras mega demandas contra compañías petroleras acusadas de contaminación en los países donde operan.

Chevron afirma que los abogados de los demandantes escribieron un informe para un experto ambientalista designado por la corte, que se suponía debía proporcionar un análisis objetivo del área contaminada al este de Ecuador donde Texaco operó en las décadas de 1970 y 1980.

Debido a las dudas sobre la calidad del informe en cuestión, el juez Zambrano descartó esa evidencia y utilizó los informes de otros peritos testigos para llegar al fallo, según dijo el magistrado a reporteros el martes.

Chevron heredó el caso cuando compró a Texaco en el 2001.

El juicio ha generado una serie de acciones legales internacionales que Chevron dice bloquean de hecho la posibilidad de que Ecuador haga cumplir cualquier fallo local.

Chevron, que tuvo una ganancia neta de US$19.000 millones el año pasado, no posee activos en Ecuador. Los demandantes quieren apoderarse de los activos de Chevron en otros países como una forma de hacer cumplir cualquier sentencia final contra la compañía.