Santiago.- Chile está buscando soluciones para enfrentar la sequía que lo ha golpeado en la última década y tendrá que hacer un esfuerzo para garantizar el suministro del recurso en los próximos años, afirmó el jueves el presidente Sebastián Piñera.

El país sudamericano sufre de una menor disponibilidad de agua asociada en parte al declive en las cuencas por menores índices de lluvia y nieve que las alimentan, en medio de una creciente demanda.

"Podemos decir que el abastecimiento de agua potable en nuestras ciudades está garantizado durante esta temporada de primavera-verano, pero vamos a tener que hacer cambios importantes para asegurar que este abastecimiento se mantenga en el tiempo", dijo el gobernante a periodistas.

A la fecha, hay más de 100 municipios del país con decretos de emergencia hídrica pero el mandatario reconoció que la cifra aumentaría.

"Chile vivía como si fuera un país que tenía abundancia de agua. Probablemente el cambio climático y el calentamiento global cambió esa situación y quizás para siempre". Sebastián Piñera.

La situación pone presión a sectores clave de la economía local como la minería y la agricultura.

"Chile vivía como si fuera un país que tenía abundancia de agua. Probablemente el cambio climático y el calentamiento global cambió esa situación y quizás para siempre", agregó.

Piñera anunció además la creación de un grupo de trabajo con distintos actores del país, incluyendo al Congreso, universidades y gremios, para analizar y delinear posibles acciones ante el complicado escenario.