Santiago. Se reanudará el proceso de evaluación del proyecto termoeléctrico, Central Castilla, después que la Comisión de Calificación Ambiental de Chile por votación unánime haya decidido restablecer el estudio de impacto ambiental, tras el reciente cambio de designación de la iniciativa de contaminante a molesta.

El seremi de Salud de Atacama, Nicolás Baeza, revalido a Castilla como un proyecto “molesto” y no “contaminante”, un cambio de termino importante para la ejecución de la termoeléctrica ya que sería compatible con el uso del suelo en esa zona.

Este viernes, por votación unánime, la comisión ambiental determinó retrotraer el proceso al 19 de enero de 2010, aumentando el plazo para cumplir con el proceso de aprobación ambiental.

En declaraciones difundida por La Tercera, la intendenta de la región de Atacama de Chile, Ximena Matas, manifestó que "los actos intermedios ocurridos entre la resolución del 19 de enero de 2010 y la última actuación, que es la resolución que dicta el seremi de Salud el 15 de febrero, perdieron sus fundamentos y, por lo tanto, es necesario retrotraer los plazos de calificación de este proyecto a la fecha exacta del 19 de enero de 2010".

La intendenta agregó que "el hecho de retrotraer los plazos y poder continuar con la calificación como corresponde nos va a poder permitir dar un adecuado proceso de calificación al proyecto de la central termoeléctrica Castilla".

Además, Matas explicó que "no hay una fecha precisa y se va a ir dando de acuerdo a cómo cada uno de los actos que están pendientes se vayan suscitando, por lo tanto, no podemos decir con precisión en que fecha va a ser la calfiicación del proyecto. Lo único que podemos decir es que desde hoy en adelante tenemos que dar curso a cada uno de los actos necesarios para poder concluir con la calificación del proyecto".

Por otra parte, el diputado chileno Alberto Robles, dijo a La Nación que “simplemente se enmarca en los planes del actual gobierno, en la forma nueva de gobernar, para darle luz verde a este proyecto. La intendenta está manejando los tiempos para que la votación sea favorable a la termoeléctrica”.

El parlamentario añadió que “no me cabe duda que el gobierno de Piñera decidió darle la aprobación al proyecto Castilla, a pesar de lo contaminante que es y a pesar de ser una industria que va a afectar a los habitantes de Atacama”.

Dicho proyecto considera una inversión de US$4.400 millones y generará 2.354 MW, convirtiéndolo en el segundo mayor proyecto eléctrico de Chile después de HidroAysén.