Codelco puso en marcha las obras para realizar un túnel subterráneo de acceso y de transporte principal en el yacimiento de Chuquicamata, con lo que se inició el proyecto de avanzar hacia una mina subterránea, que será construída por la empresa italiana Astaldi con una inversión de US$150 millones.

El Túnel de Acceso tendrá una longitud de más de 7,5 kilómetros y será de tránsito bidireccional. Además, estará habilitado para buses con transporte de personal hasta el barrio industrial subterráneo, camiones con suministro de materiales e insumos, camiones para transporte de equipos, maquinarias e instalaciones y vehículos menores.

El Túnel de Transporte Principal, por su parte, tendrá una longitud cercana a los 6,5 kilómetros y permitirá el desplazamiento del sistema de acarreo de minerales a superficie, compuesto por dos correas de gran capacidad.

Desafío. El gerente del Proyecto Mina Chuquicamata Subterráneo, Álvaro Aliaga, afirmó que "esta tarea es un gran desafío y que, con la contribución de Astaldi estamos seguros de materializar en buena forma y esperamos que este hito sea además el primer  paso de una exitosa alianza que a futuro nos permita abordar nuevos trabajos, cimentados en la solidez y experiencia técnica exhibida por Astaldi en su propuesta de negocio".

Para el representante legal de Astaldi, Fabio Paulon, la alianza entre Codelco y su empresa es fundamental para el desarrollo del proyecto.

"Cualquier obra se construye si lo hacemos como un gran equipo. Estamos muy optimistas con este proyecto, porque tenemos la experiencia, la voluntad y la capacidad económica para realizar este gran trabajo y, lo mejor, es que sabemos cómo hacerlo", detalló.

Proyecto. Esta iniciativa es uno de los proyectos estructurales de Codelco, que transformará la histórica mina de Chuquicamata en una operación subterránea.

La inversión total alcanza a los US$3.828 millones y el proyecto se encuentra en etapa de factibilidad.

En octubre de 2011, el directorio de Codelco aprobó una inversión de US$875 millones para las Obras Tempranas.

La iniciativa es realizada por la vicepresidencia de Proyectos de Codelco y permitirá explotar parte de las reservas que quedarán bajo el actual yacimiento, las que se han cuantificado en cerca de 1.700 millones de toneladas de mineral de cobre (ley 0,7%) y molibdeno (502 ppm), que representan más de 60% de lo explotado en los últimos 90 años.

Este proyecto se espera que entre en operaciones en 2018.