Iquique, Chile. El conteo regresivo para una huelga en la mina Collahuasi en Chile comenzó este jueves, con pocas esperanzas de que el último episodio de una tirante negociación entre la empresa y el sindicato pueda evitar la paralización del tercer mayor yacimiento mundial de cobre.

Una mediación del gobierno colapsó la tarde de este miércoles, cuando los líderes gremiales dejaron la mesa, aunque minutos después retornaron al sitio de reunión y acordaron un nuevo encuentro para este jueves 4 de noviembre.

Los líderes sindicales fueron herméticos sobre el cambio de estrategia.

Sin embargo, fuentes de la negociación señalaron que la medida buscaría solamente cumplir con la formalidad de los llamados "buenos oficios" y agotar el tiempo de la instancia, que expira a la medianoche del jueves, tras lo cual los trabajadores quedan habilitados legalmente para la huelga.

En un comunicado, el sindicato se declaró en "alerta máxima" y citó a dos asambleas obligatorias de sus socios para explicar el proceso de negociación y "las últimas instrucciones relacionadas con la huelga legal que emprenderemos si persiste la intransigencia de la empresa".

Los operarios sindicalizados aspiran a una mejora en la última oferta que presentó el martes 2 de noviembre la compañía, controlada por Xstrata y Anglo American.

En tanto, la compañía dijo que seguía dispuesta a mantener el diálogo y espera que el sindicato reconsidere su posición.

Collahuasi elevó significativamente su oferta a US$27.000 en bonos y beneficios por trabajador desde una anterior propuesta de US$19.000, según una copia del último documento en la mesa al que tuvo acceso Reuters.

La propuesta es cercana a los beneficios que lograron los trabajadores de la cuprífera número uno del mundo, Escondida de BHP Billiton, en sus negociaciones del año pasado.

En la víspera, el sindicato esbozó en su sitio de internet que la oferta en principio le parecía negativa, por lo que alentó a sus trabajadores a prepararse para una larga huelga a partir del 5 de noviembre.

Los trabajadores de Collahuasi realizaron una huelga de cuatro días en las últimas negociaciones salariales del 2007.

El riesgo de un paro en Collahuasi ha contribuido a la fortaleza de los precios del cobre en el mercado internacional, ante temores de una restricción de la oferta para el 2011.

Las conversaciones entre la empresa y el sindicato, que agrupa a más de 1.500 trabajadores, se realizan en la norteña ciudad costera de Iquique, cercana al yacimiento que está enclavado en la Cordillera de los Andes.