La Corte Suprema confirmó la sentencia que ordenó a Farmacias Ahumadas a restituir las sumas adeudadas por concepto de impuesto a la ley de renta, comprometidas por la empresa en el acuerdo conciliatorio al que llegó con la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en 2009 tras conocerse el caso de colusión en el que estuvo involucrada la firma.

En fallo dividido, la segunda sala del máximo tribunal rechazó el recurso de casación y ratificó la sentencia recurrida.

La resolución confirmó que “el pago comprometido por la contribuyente en el acuerdo conciliatorio suscrito con la Fiscalía Nacional Económica no es una multa ni puede asimilársele, pues consiste en una obligación voluntariamente adquirida, sin imposición de alguna autoridad".

En ese sentido, agrega que “es posible concluir, de todo lo que se ha venido señalando, que el pago hecho por la reclamante en cumplimiento de la conciliación tantas veces referida, no es un gasto necesario, y por ello debe soportar impuesto único a la renta, sin que se encuentre exento de tributación, pues no es asimilable a una multa”. “En estas condiciones, aparece que los sentenciadores han aplicado correctamente el artículo 21 de la Ley de Impuesto a la Renta, dándole un sentido y alcance en armonía con los preceptos que rigen la interpretación de la ley, contenidos en los artículos 19 a 23 del Código Civil. Por estas razones, el recurso de casación en el fondo también será desechado", concluye el fallo.

La decisión fue adoptada con el voto en contra del abogado integrante Rodrigo Correa. A favor estuvieron los ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito y Jorge Dahm.