Más de US$1.500 millones es el monto total de deuda previsionales que deben los empleadores a lo largo del país, de acuerdo a los datos el sistema Previred. Esto considerando los reajustes, intereses y multas. La deuda nominal es de US$330 millones, es decir sin intereses.

De esta cifra, el 79% de las deudas previsionales se recuperan en los primeros seis meses, aunque se registran US$ 281 de morosidades que tienen más de 12 meses de antigüedad a septiembre de 2011.
El sector económico que mayor deuda acumula es el comercio, con un 14,8 por ciento; seguido de la construcción (13,2); la industria manufacturera (13,1), servicios comunitarios sociales y personales (10,5), y las actividades inmobiliarias (8,8), entre otras.

La región que encabeza las morosidades previsionales es la Metropolitana con 48 %, mientras que en el segundo lugar se encuentra el Biobío (11,6) y Valparaíso (9,6).

Para los empleadores morosos la normativa contempla una multa de 0,75 UF por trabajador, cuando los pagos previsionales no se realicen oportunamente, mientras que el interés penal por cotizaciones atrasadas es de 50%.

De acuerdo a las cifras de la Superintendencia de Pensiones, actualmente las seis AFP del mercado, mantienen 830 mil juicios a empleadores.