Entre el pool de opciones que maneja el gobierno para enfrentar la reconstrucción, como recurrir a ahorros externos acumulados o la modificación a la ley de donaciones, especial atención a provocado un eventual alza de impuestos a las empresas.

De acuerdo a un grupo de 10 economistas chilenos, citados por La Tercera, muchos de ellos no consideran necesario un incremento al impuesto de primera categoría que pagan las empresas, mencionado como probable por el gobierno.

 Opiniones como que el monto de financiamiento requerido para 2011 es financiable con opciones como reasignación presupuestaria del gobierno o vía endeudamiento interno y externo –partícularmente este último-, o bien los riesgos que pudiera llevar el aumento de la carga tributaria sobre la reactivación de la economía, partiendo por el debilitamiento en la creación de puestos de trabajo, son algunas de las estimaciones.

 Sobre los valores estimados para la reconstrucción para este 2010, éstos varían de acuerdo a las distintas opiniones vertidas, entre US$ 1.300 millones y US$4.500 millones, mientras sí hay coincidencia en que los dos primeros años de la administración de Sebastián Piñera (2010 – 2014) debieran producirse los mayores gastos e inversiones involucrados en el proceso de reconstrucción.