Santiago. Con 46% de las Pymes de todo el mundo que declara haber sufrido un aumento del estrés en los dos últimos años, resulta evidente que el difícil ambiente económico de estos años afectó tanto al comportamiento empresarial como a la vida personal de los empresarios.

El 48% de los encuestados chilenos dice que su nivel de estrés aumentó significativamente en los dos últimos años.

Aparte de los niveles generales de estrés, la encuesta de Regus examina asimismo los principales motivos de preocupación que lo provocan.

En general los empresarios dicen estar ante todo preocupados por la caída de ingresos y beneficios. La segunda causa de preocupación es la falta de liquidez o capital circulante para invertir en la reactivación económica, seguida muy de cerca por la demora en los pagos.

En Chile, más concretamente, el principal factor de estrés es la demora en los pagos, seguido por la falta de capital circulante para invertir y la restricción de los créditos bancarios.

Mark Dixon, Director Ejecutivo de la operadora de espacios de trabajo Regus, comenta: "Las pequeñas empresas constituyen un importante barómetro del crecimiento y la innovación de cualquier país. El éxito empresarial es un indicador de innovación y de futura generación de riqueza. En vista de su importancia, las preocupaciones y los obstáculos a los que se enfrenta este segmento podrían tener graves repercusiones en el conjunto de la economía".

"Parece que la buena recuperación económica que se observa en Chile no termina de calar entre los propietarios de pequeñas empresas, quienes siguen teniendo importantes motivos de preocupación. En un momento en que las Pymes salen de un periodo de dificultad económica y se preparan para invertir en la recuperación, es indispensable resolver problemas como la demora en los pagos, la falta de capital circulante y la restricción de los créditos bancarios para que el crecimiento sea sostenido y a largo plazo".

Regus es un proveedor de soluciones innovadoras para el espacio de trabajo.