La fusión de las empresas pesqueras chilenas Itata y El Golgo, controladas por las familias Sarquis y Santa Cruz, respectivamente, creará una compañía que facturará US$400 millones anuales y creará sinergias por US$100 millones.

La unión de ambas empresas busca potenciar el negocio salmonero, tras la reducción de 76% aplicada por el gobierno chileno a la cuota de captura del jurel, lo que se ha traducido en una ola de fusiones recientes entre empresas pesqueras con operaciones en Chile. Entre ellas se incluyen la realizada a fines de 2010 por SouthPacific Korp (SPK), controlada por el Grupo Angelini, y San José, de la familia Lecaros, y la protagonizada por las empresas Camanchaca y Bío Bío en los primeros días de 2011, de acuerdo a El Mercurio.

En 2010, Itata y El Golfo tuvieron una participación hasta octubre de ese año de 7% dentro del mercado de envíos de salmón y trucha de Chile, que totalizó exportaciones anuales por US$1.800 millones.

Mayor fue la presencia de ambas firmas en el rubro de jurel congelado, donde sus ventas representaron un 30,5% de todo lo exportado entre enero y noviembre de 2010.

La resultante será el segundo actor del mercado del jurel, considerando las cuotas de captura para este año, con un 19% del total.