Santiago. El consumo  total de bebidas refrescantes (gaseosas, aguas, jugos y néctares, bebidas para deportistas y bebidas a base de té) alcanzó en 2010 los 2.337 millones de litros, lo que representa un alza de 6,4% respecto del año 2009.

El Presidente de la Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes (Anber), Francisco Diharasarri, señaló que “este incremento se debe a factores de demanda que la industria supo aprovechar. En particular, el fuerte dinamismo de la actividad económica, la demanda agregada y el consumo, las celebraciones del Bicentenario y el Mundial de Fútbol, acontecimientos que fomentaron el consumo de bebidas refrescantes”.

Además, el Presidente de ANBER puso énfasis en la capacidad innovadora de la industria durante este año. “Durante el 2010 se generaron importantes novedades en productos y formatos en todas las categorías. Junto con eso, la industria continuó fortaleciendo el canal tradicional, apoyando a nuestros clientes (100.000 pequeños y medianos comerciantes a lo largo de todo el país) en programas de fidelización, inversión en frío y exhibidores; asesoría en comunicaciones y desarrollo del negocio”.

Diharasarri enfatizó también el importante desarrollo que han tenido las aguas, las bebidas para deportistas y las diversas variedades de bebidas a base de té, a causa de un creciente interés de nuestros consumidores por el deporte y la vida saludable. “Esto ha abierto el mercado a bebidas funcionales que satisfacen necesidades específicas de los consumidores. Por esta razón la industria está desarrollando productos más sofisticados, acordes con los nuevos gustos y necesidades de la gente”, concluyó.

Por segmento. Las gaseosas anotaron un aumento de 5%, llegando a los 1.880 millones de litros durante 2010. Esta es una categoría madura que continúa creciendo a tasas interesantes debido a que se está haciendo accesible a los sectores socioeconómicos medios y bajos.

Además, la innovación de la industria en nuevos productos y la ampliación de formatos retornables acompaña este proceso. Esta categoría representa el 80,5% de las ventas totales de Anber.

Por su parte, las aguas -con sus tres variantes: minerales, purificadas y saborizadas-, mostraron un incremento de 11%, totalizando un consumo de 245 millones de litros. Esto refleja una importante alza respecto de las ventas de 2009, año en que éstas solo habían aumentado un 3,5%.

En 2010 su crecimiento está muy influido por el terremoto, en particular por el aumento del consumo de aguas en empaques de 3 lt y 5 lt. La industria cumplió un rol clave en abastecimiento de Agua en las zonas más afectadas donando una cantidad importante de litros a los afectados por la catástrofe. Las Aguas representan un 10,5% de las ventas totales en volumen.

En cuanto a los jugos y néctares, registraron un aumento de 14,2% frente al 8,6% anotado al finalizar el 2009, y sumaron ventas por 197 millones de litros. Esta categoría ha mostrado un crecimiento promedio trimestral de 12,5% durante los últimos 6 años. Representan un 8,4% de las ventas totales.

Con un 26,1%, las bebidas para deportistas, representadas por las marcas Gatorade y Powerade, se anotaron la mayor alza del año, al alcanzar sus ventas los 11 millones de litros (2,3 millones más que en 2009). Según explica Diharasarri, “han surgido nuevas necesidades para los consumidores -especialmente en los sectores ABC1 y C2, más ligados a actividades deportivas y al aire libre-, quienes han comenzado poco a poco a demandar productos específicos para satisfacer sus necesidades de consumo”.

Las bebidas para deportistas representan un 0,5% de las ventas totales, con un gran potencial de crecimiento.

Las bebidas a base de té, incrementaron sus ventas en un 12,7% durante 2010, anotándose 3,4 millones de litros en el período. Se destaca la innovación en formatos de 250 cc retornables. Es la categoría más nueva de la industria con una participación de 0,1% en las ventas totales; sin embargo, tiene un gran potencial de crecimiento.