Empresas del sector eléctrico chileno emprenderán un estudio para evaluar el impacto económico derivado del retraso de nuevos proyectos de generación de este tipo de energía, dijo el gerente general de la Asociación de Generadoras de Chile, René Muga.

Muga dijo que el estudio deberá estar listo en noviembre próximo, añadiendo que recién encargaron un estudio a la Universidad Alberto Hurtado para cuantificar el impacto del retraso de iniciativas eléctricas en el país y ampliar el debate sobre los costos para el país de demorar decisiones relacionadas con la generación de energía eléctrica.

Las decisiones de las autoridades ambientales, la justicia y organizaciones ecologistas junto a las comunidades han rechazado diversos proyectos de generación, especialmente termoeléctricos e hidroeléctricos, lo que afecta la capacidad de alimentar a la industria y en especial al creciente y demandante sector minero.

Según Muga, , citado este lunes por el diario "La Tercera", cuando un proyecto no se realiza en los plazos establecidos, se afecta el valor de la energía y también se genera un impacto en el crecimiento del país y por tanto en el empleo y la competitividad del país.

Agrega que hay inversionistas extranjeros que han perdido el entusiasmo de invertir en Chile, luego de conocer las condiciones en que se desarrollan las inversiones energéticas y el clima de inversiones que existe.

"Hay muchos actores que quieren entrar al mercado chileno, pero la lista de problemas o de riesgos que reciben es tan amplia, que cuando terminamos de conversar, quedan sin ganas", argumentó el ejecutivo.

El objetivo del estudio es "comparar el escenario de lo que debió haber sido si todos los proyectos hubiesen podido entrar en su momento, como estaba programado, al escenario que tenemos hoy día, y también a los posibles escenarios futuros si seguimos enfrentando restricciones", dijo.

Muga aclaró que a su sector le interesa que la discusión sobre este tema sea con elementos de juicio, que no se centre en lo emocional.

"Esto servirá para aportar más a la discusión, porque esto va más allá que el efecto de dañar a un determinado proyecto o a una determinada tecnología, sino que esto tiene efectos en el resto de la economía", afirmó.