Santiago. La Fiscalía Metropolitana Centro Norte de Chile formalizará a varios ejecutivos que en 2008 fueron multados por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), tras una investigación que develó que habían utilizado información privilegiada y faltado al deber de reserva para enriquecerse ilícitamente en el fallido intento de fusión entre las retailers chilenas Falabella y D&S (hoy controlada por Wal-Mart).

En concreto, la formalización fue solicitada al Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago por la fiscal Ximena Chong y afecta, por el uso de información privilegiada, a los ejecutivos Peter Studer, Vicente Aresti, Alejandro Irarrázabal, Eugenio Eben y Marcel Zarour; en paralelo, por revelación de información privilegiada a Ana María Laguna y María Luisa Solari.

Las multas fueron cursadas por la SVS el 17 de julio de 2008. Paralelamente, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) chileno no permitió la fusión de ambas empresas, debido a los riesgos de concentración, debido a los altos niveles de integración vertical que presentaría la nueva compañía.

En la oportunidad, por incumplimiento al deber de reserva, fueron sancionados el director de D&S, Hans Eben Oyanedel, con el equivalente de US$16.500; la asesora comunicacional externa (Extend Comunicaciones) de D&S, Ana María Laguna, con US$4.000, y la miembro del grupo controlador de Falabella, María Luisa Solari, con US$41.400.

En tanto, por uso de información privilegiada se multó a Vicente Aresti López, con US$1,61 millones, además de la devolución de unos US$2,088 millones. Por el mismo delito fueron multados en aquella oportunidad también Alejandro Irarrázabal, con unos US$351.000, más la devolución de unos US$441.080, y Eugenio Eben Aresti, con US$46.000, y la devolución de unos US$44.415.