Santiago. La Fundación Isabel Aninat cuestionó la intención de fusión entre su ex socia Soprole con la empresa Nestle Chile, lo que provocaría que ambas controlaran el 34% del mercado lácteo chileno.

Dicha entidad ya se había pronunciado anteriormente en contra de la alianza cuando era accionista de Soprole, con 42,59%, la que después vendió a la neozelandesa Fonterra en abril de 2008; y hoy se hace parte del proceso al tener 13,6% de los títulos de Prolesur, filial de Soprole.

El presidente suplente de la fundación, Enrique Alcalde, explicó en un escrito presentado al Tribunal de la Competencia (TDLC) y difundido este martes por el diario El Mercurio que "la operación no sólo daría lugar a una concentración horizontal entre Soprole y Nestlé, sino que además atentaría en contra de la libre competencia, pues importaría desmantelar y disminuir sensiblemente a un tercer agente económico -Prolesur-, excluyéndolo de los mercados en que actualmente opera".

Además agregan que "con la operación, Prolesur pasaría a ser un exportador de leche en polvo (...) viéndose forzada a abandonar todos sus demás negocios actuales, y prohibiéndose entrar en mercados que le resultan naturalmente atractivos".

El principal temor de la fundación es la situación en que quedará expuesta, por lo mismo, indican que “Prolesur sería despojada de uno de sus más valiosos activos productivos (planta de Los Lagos); del negocio de producción de quesos maduros que desarrolla a través de dicha planta; de su planta de recepción y acopio de leche cruda ubicada en Temuco, lo que disminuiría sustancialmente su capacidad de acceder al insumo más relevante para la compañía, y de su propiedad intelectual".

Para protegerse, la institución propuso al TDLC que de concretarse la fusión se prohíba la venta o transferencia de las plantas de Los Lagos y Temuco a la sociedad que resulte de la unión, o a cualquiera de las dos firmas, ya sea Soprole como Nestlé.