Santiago. El gobierno chileno se mostró interesado en la discusión inmediata sobre el desarrollo de nuevos tipos de energías, debido a que estiman necesario definir una política hacia un horizonte de 15 a 25 años, ya que el suministro para esa época no está asegurado.

“En la medida que se le dé el no a una energía, debe darse el sí a otras”, expresó el biministro de Energía y Minería de Chile, Laurence Golborne, para estudiar el tipo de energía que puede ser factible para esa nación en un futuro.

Según consigna el Diario Financiero, desde el Ejecutivo manifestaron que el debate no debe centrarse tanto en las energías renovables no convencionales (ERNC), ya que estas no aseguran la estabilidad que se necesita para la matriz energética.

En ese sentido, el único tipo de energía que les parece más viable desarrollar es la geotermia ya que esta entregaría ese tipo de eficiencia y seguridad que necesita el suministro, indicaron desde el gobierno.

Por otro lado, la energía hidroeléctrica es del gusto tanto del gobierno como de los expertos, según indican en el mencionado diario chileno, ya que es justamente el tipo de recurso que se tiene en gran cantidad, por lo que estiman que debiera aprovecharse.

El gerente general de Pacific Hydro, José Antonio Valdés, expresó que Chile “tiene que ocupar todo el potencial de recursos naturales que no están expuestos a precios internacionales”, dándole importancia a las centrales hidroeléctricas.

También, destacan que se puede elevar la importación de GNL por medio de las dos plantas de regasificación que existen en ese país, manifestaron en el Ejecutivo.

En cuanto a inclinarse por la energía nuclear, los expertos no la descartan como proyecto de desarrollo de la matriz energética chilena.

En ese sentido, Francisco Aguirre, director ejecutivo de Electroconsultores, dijo que “incorporar la energía nuclear nos hace falta en una matriz que está muy lesionada, ya que hay gente que le ha hecho mucho daño a la energía hidráulica”.