Iquique. Los trabajadores de la minera Collahuasi en Chile aseguraron este jueves que seguirán en paro, pese a un ultimátum lanzado por la firma para deponer una huelga que suma dos semanas, sin señales de acercamiento para retomar las negociaciones salariales.

En la víspera, el operador del tercer mayor yacimiento de cobre del mundo endureció su posición al dar por terminado el "esfuerzo" de una negociación contractual y presentó una oferta definitiva a los trabajadores, quienes la evalúan con cierta distancia, pues consideran que aún se puede mejorar.

La oferta "definitiva" de la minera controlada por Anglo American y Xstrata fue conocida antes del viernes, fecha a partir de la cual los operarios en huelga están habilitados legalmente para decidir si vuelven a las faenas.

Ante esta arremetida de la empresa, la cúpula sindical instó a Collahuasi a buscar una solución, ya que aseguraron el gremio está muy cohesionado.

"Llamamos a la empresa a que nos haga un ofrecimiento de sentarse a la mesa (...), que se haga una propuesta formal de sentarse a la mesa para discutir los temas", dijo el líder sindical Cristián Arancibia.

La portavoz de la empresa, Bernardita Fernández, respondió que la empresa mantuvo tras el quiebre de la negociación -el 4 de noviembre- las instalaciones de un hotel a disposición de los dirigentes para cuando quisieran retomar la discusión, lo que nunca ocurrió.

"Si hubieran tenido intenciones de conversar, habrían vuelto", afirmó Fernández.

La empresa calificó de intransigente la actitud del sindicato y difundió una propuesta para quienes dejen la huelga, que incluye beneficios líquidos por el equivalente a unos US$29.000.

Con la oferta, que conllevaría un alza salarial entre 2% y 5,3%, la empresa sostiene que responde a 35 de los 41 puntos contemplados en el pliego de demandas del sindicato.

La oferta tendría vigencia hasta el próximo martes.

Arancibia dijo que están analizando la propuesta con los asesores del gremio y descartó que el movimiento laboral pretenda realizar acciones de fuerza, como bloqueo de vías, en respuesta al ultimátum lanzado por la firma.

"Podríamos haber hecho un millón de cosas con 1.500 trabajadores, pero no las vamos a hacer", enfatizó.

Collahuasi produce 535.000 toneladas anuales de cobre, 3,3% del total mundial, y tiene un ambicioso plan para duplicar su capacidad en los próximos años.

Operaciones en contingencia. El operador de Collahuasi dijo más temprano que las operaciones siguen estables de acuerdo al plan de contingencia.

"Las operaciones de concentrado, cátodos y moly (molibdeno) están normales, bajo el Plan de Continuidad Operacional, sin incidentes atribuibles a este plan o a la huelga", dijo la portavoz.

Por su parte, el sindicato mantiene que la empresa oculta pérdidas y estima una producción cercana a 20% de su capacidad, el agotamiento de mineral chancado y otros problemas.

Collahuasi sufrió este año una paralización por una huelga de contratistas que afectó la operación pero que no modificó las metas de producción de la compañía.

Esta es la mayor paralización en una mina privada en Chile desde otra de 26 días que ocurrió en Escondida -la mayor mina de cobre del mundo- y que catapultó los precios del metal en 2006.

Expertos han dicho que la situación de Collahuasi podría permear a otras discusiones laborales en proceso en yacimientos del país.

Pero en medio del conflicto, otra importante mina chilena, Los Pelambres de Antofagasta Minerals, logró una negociación contractual anticipada con valores en beneficios líquidos ligeramente inferiores a los de la última propuesta de Collahuasi.