Iquique. La huelga de los trabajadores sindicalizados en la mina de cobre Collahuasi, la tercera más grande del mundo, ingresó este lunes en su cuarta jornada, sin un impacto constatable aún en su producción mientras las negociaciones salariales siguen estancadas.

El sindicato ha prometido una huelga larga en la mina, que tiene una producción anual de 535.000 toneladas -el 3,3% del cobre mundial- y es propiedad de Xstrata y Anglo American.

La huelga comenzó tras cinco días de negociaciones salariales promovidas por el gobierno que no llegaron a buen puerto.

"La compañía continúa con su posición intransigente", dijo el sindicato en un comunicado difundido a última hora del domingo. "La huelga del sindicato Collahuasi continúa", agregó el documento.

El operador de la mina ha dicho que ha mantenido la producción en marcha con la ayuda de trabajadores de reemplazo, como parte de un plan de contingencia que busca reducir el impacto de la huelga.

Sin embargo, el operador no ha declarado cuánto tiempo puede mantener la producción con los trabajadores de reemplazo.

Los temores a una interrupción prolongada de abastecimiento han ayudado a que los precios del cobre en la bolsa de metales de Londres trepen hasta cerca de niveles máximos.

Algunos expertos consideran que la producción podría empezar a tener algún debilitamiento si la huelga dura una semana o más.

La historia de huelgas en Chile muestra que los paros en las minas importantes son de corta vida. Los trabajadores sindicalizados de Collahuasi abandonaron sus tareas durante cuatro días en las negociaciones salariales de 2007, aunque la huelga no afectó la producción.

Las compañías mineras usualmente almacenan cobre en puertos claves y en sus depósitos para honrar los contratos por algún tiempo durante las huelgas.

El sindicato ha instado al ministro de Minería, Laurence Golborne, a que se pronuncie sobre el caso.

Hasta el momento, la compañía ha dicho que su última oferta es justa para los trabajadores, mientras que el sindicato dice que la empresa tiene que comenzar a compartir con sus empleados una mayor porción de sus ganancias récord.