Santiago. Este miércoles fue instalada la primera electrolinera en Chile, como una iniciativa que permite ahorrar recursos y además cuidar de manera efectiva el medio ambiente.

Así la calificó el presidente chileno Sebastián Piñera y la ministra del Medio Ambiente de ese país, María Ignacia Benítez.

Esta iniciativa es un esfuerzo conjunto de las empresas Marubeni, Chilectra y Petrobas, y está contemplado que en una primera etapa, los automóviles podrán comprar recargas rápidas de 15 minutos a un precio fijo de $3.000 (US$6,3).

Respecto a este importante avance tecnológico, la titular del Medio Ambiente recalcó que si bien el costo de los vehículos es alto, “la inversión inicial es ampliamente compensada con el ahorro que tiene el usuario en otros aspectos”.

Asimismo, la ministra Benítez valoró el aporte al cuidado del medio ambiente que conlleva la llegada de los autos eléctricos, “sobre todo porque cerca del 40% de las emisiones de material particulado fino en Santiago corresponden al transporte urbano. Esto se debe, en gran parte por la alta dependencia que exhibe dicho sector respecto de los combustibles fósiles, por eso e importante seguir avanzando hacia otro tipo de energías”.

La Secretaria de Estado recalcó que “el mundo está girando y cada vez se mueve hacia la incorporación de tecnologías que apuntan a reducir emisiones, como es el caso de los autos eléctricos. La movilidad eléctrica se está promoviendo en muchos países desarrollados, y Chile apunta a no quedarse atrás, de hecho nuestro interés es transformarnos en el líder regional en esta materia”.

Por su parte, el presidente Piñera indicó que esta tecnología contribuye a dar respuesta al problema de la contaminación y la protección del medio ambiente y apunta a un uso más racional de la energía.

En tal sentido, el mandatario recalcó que “en nuestro país ya tenemos dos y medio millones de autos, más de 100 mil taxis, 35 mil buses, y todos ellos usan combustibles fósiles, gasolina o diesel, es decir, contaminando. El día en que podamos masificar esta tecnología, habremos dado un gigantesco salto hacia la protección de nuestro medio ambiente, en reducir la contaminación de nuestras ciudades y en mejorar la calidad de vida de nuestra gente”.

El primer mandatario finalizó agradeciendo a quienes impulsaron esta iniciativa, señalando que “estamos seguros que esta tecnología va a progresar y, por tanto, los costos de los automóviles, de las baterías, van a ir disminuyendo y, en consecuencia, la masificación de esta nueva tecnología va a ser una gran realidad. Y eso va a significar que por fin vamos a poder lograr una tecnología más amistosa y más respetuosa del medio ambiente y la naturaleza”.