Santiago. Chile cerró el 2009 con sólo un 10,3% de penetración de banda ancha, cifra que ubica al país en primer lugar de conectividad en Latinoamérica. Más atrás aparecen Argentina y Uruguay, con resultados que están muy por debajo de la realidad que viven los países desarrollados, según la última versión del Barómetro de la Banda Ancha, elaborado por IDC.

Según la investigación, existen más de 34 millones de conexiones de banda ancha en América Latina a diciembre de 2009. De esa cifra, Chile lidera la medición con una penetración de 10,3%, seguido por Argentina (10%), Uruguay (9,9%) y México (8,4%). Más atrás aparecen Brasil (5,9%), Colombia (4,8%), Venezuela (4,4%) y Perú cierra la lista con un 3%, en una medición que analiza la penetración por cada 100 habitantes y considera como banda ancha a una conexión con una velocidad igual o superior a 128 kbps, tanto de subida como de bajada.

Natalia Vega, Telecom Research & Consulting Manager de IDC para América Latina, señala que las cifras son positivas, pero están muy lejanas a los índices registrados en países desarrollados. “El resultado de Chile es bueno, pero Estados Unidos duplica esa penetración. Y Alemania triplica esa cifra”, dice la experta.

El caso de Chile. Por su parte, Nicolás Chiappara, gerente general de Cisco Chile, señala que “hemos sido testigos de su avance dentro de las prioridades tecnológicas y sociales del país, para ser hoy uno de los factores críticos del crecimiento de Chile y juega un papel fundamental en su desarrollo”. Pero además precisa que el país “se posiciona en el primer lugar de la región, pero aún queda mucho por hacer”.

Según la medición, existen diversos aspectos que dificultan la expansión de la banda ancha. Para IDC, los principales inhibidores son la falta de difusión de aplicaciones disponibles en la web, la carencia del uso de internet en colegios o la escasa base instalada de PCs. Sin embargo, la investigación no analiza un tema sensible para el uso masivo de esta tecnología: su elevado precio.

Hernán Orellana, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI), es crítico al señalar que “la brecha digital en el país está aumentando. Los precios son altos y se debe trabajar en un subsidio a la banda ancha”, recordando una promesa del entonces candidato y ahora presidente de Chile, Sebastián Piñera.

El actual mandatario prometió durante su campaña un subsidio de US$300 millones para disminuir los altos costos de la banda ancha en el país. Al respecto, la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), precisó que el Gobierno está trabajando en la propuesta de un subsidio a la demanda.