Iquique, Chile. La mina Collahuasi en Chile y su sindicato se acercaron este miércoles a un eventual acuerdo que pondría fin a la huelga de casi un mes en el tercer mayor yacimiento mundial de cobre, sujeto a un plan de contingencia para sostener sus operaciones.

Pese que a primeras horas de la mañana el presidente del sindicato, Manuel Muñoz, anunció que todavía no había avances en las discusiones, tras una larga discusión posterior se observaron signos positivos y el sindicato consultó con sus asesores legales, hasta el momento ausentes en este proceso.

Fuentes allegadas a la negociación dijeron a Reuters que las partes estaban más cercanas a alcanzar un acuerdo que ponga fin a la paralización.

Sin embargo, Muñoz fue cauteloso al salir de la reunión y dijo que cualquier novedad se informaría en su momento.

Los líderes sindicales informaron posteriormente en una asamblea privada a los trabajadores sobre los resultados del último encuentro con la directiva de la firma, lo que los afiliados recibieron positivamente en medio de aplausos y vítores.

Otros se mostraron esperanzados al culminar la reunión informativa, producto de la tercera ronda de nuevas negociaciones, que inició esta semana.

En horas de la mañana, la policía usó chorros de agua para dispersar a cientos de manifestantes que bloquearon calles en el centro de Iquique y quemaron desechos demandando a las autoridades locales cumplir una resolución que, según ellos, calificó de ilegal una oferta a quienes abandonaran la huelga para volver a sus puestos.

"Los actos de violencia perjudican seriamente las negociaciones que se retomaron esta semana, ya que empañan un proceso que debería estar marcado por el diálogo y la apertura de ambas partes", dijo Collahuasi en un comunicado.

Al menos 220 empleados a tiempo completo abandonaron la medida de fuerza en Collahuasi, que extrae un 3,3 por ciento del cobre del mundo, ó 535.000 toneladas al año.

El gremio afirma que la medida legal bloquea una oferta individual que lanzó la empresa con beneficios líquidos por unos 29.000 dólares a quienes dejen la huelga, mientras la compañía dice que el proceso está apegado a la ley.

Collahuasi ha estado operando con limitadas pérdidas en la producción pese al paro gracias a un plan de contingencia.

El sindicato dice que se desconoce el número de total de personas que abandonaron la huelga.

Operaciones estables. La compañía dijo este miércoles que su producción se mantenía a niveles normales, un día después de referir que las operaciones se estaban normalizando satisfactoriamente.

En los últimos días, ambas partes se mostraron entusiastas de alcanzar un acuerdo para terminar con la paralización, que se ha prolongado más que la huelga de cerca de cuatro semanas en la mayor mina de cobre del mundo, Escondida, en el 2006.

De seguir operando bajo un plan de contingencia, no obstante, aumenta el riesgo sobre las operaciones. Las relaciones con su sindicato en el largo plazo también se verían afectadas.

La mina, propiedad de Xstrata y Anglo American, probablemente sufrió pérdidas mínimas de alrededor de 6.000 toneladas, o cerca de un 1 por ciento de la producción anual.

Líderes sindicales, que por semanas presionaron a la compañía para reanudar la mesa de diálogo, mostraban signos de fatiga mientras que los trabajadores que no han recibido un pago presionan en busca de una solución.

La mina no logró convencer al sindicato después de que la mayoría de sus miembros no aceptaron la oferta individual, que habría puesto fin a la movilización.
El directorio de Collahuasi necesitaba convencer al 50% más uno de los manifestantes a que aceptaran la propuesta.

Los precios del cobre han reaccionado con moderación a la huelga o al reinicio del diálogo.