Santiago. Escondida, la mina de cobre más grande del mundo, detuvo sus operaciones temporalmente en Chile por las fuertes lluvias y nevada que afectan la zona de la faena, pero la reanudará una vez que las condiciones climáticas mejoren.

Un frente de mal tiempo golpeaba el sábado gran parte de Chile, el mayor productor mundial del metal rojo, ocasionando el cierre de pasos fronterizos, puertos y cortes de energía, lo que ha puesto en alerta a las autoridades.

Se espera que las lluvias se mantengan durante el fin de semana.

Escondida, una mina a rajo abierto y ubicada en el norte de Chile, dijo en un comunicado que detuvo sus labores en la madrugada del sábado para proteger a sus trabajadores, y afirmó que "las operaciones se reiniciarán una vez que las condiciones climáticas no representen ningún riesgo para los empleados de turno".

Minera Escondida, controlada por la anglo australiana BHP Billiton, asociada con Rio Tinto, JECO Corporation e International Finance Corporation, no precisó por ahora la cantidad de producción que se verá afectada.

Escondida reportó una caída de 4,2% en su producción del primer trimestre a 235.270 toneladas, por menores leyes de mineral y algunos problemas operativos.

Grandes mineras como Xtrata y AngloAmerican registraron una caída en sus operaciones en Chile durante los primeros tres meses del año por lluvias en el norte del país.