Toronto. El equilibrio entre la oferta y la demanda de cobre seguirá siendo ajustado durante el 2011 y probablemente en el 2012, aunque la volatilidad es posible por los esfuerzos chinos para controlar la inflación, dijo el domingo el jefe de la empresa líder en producción del metal, la chilena Codelco.

El presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández, dijo en el marco de una conferencia de la industria en Toronto que China impulsará la demanda, pero el consumo por parte de algunos países desarrollados ayudaría al sostenimiento de los precios.

"Hemos visto durante este período cierta volatilidad de los precios y podría haber mayor volatilidad como consecuencia de las medidas que China tome para controlar la inflación", explicó.

"Pero si hay alguna caída será marginal y compensada por una mayor demanda entre las economías de naciones desarrolladas", agregó.

Los futuros del cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres han subido los dos tercios de su precio desde junio, alcanzando un máximo histórico de US$10.190 por tonelada a mediados de febrero por preocupaciones de que la demanda superará a la producción.

El cobre, uno de los metales básicos más utilizados, es visto como un referente para las economías debido a su versatilidad industrial. China es el mayor consumidor mundial del metal rojo, una materia prima esencial para los proyectos de la potencia asiática de urbanización masiva.

Hernández dijo que no estaba preocupado por la sustitución del metal porque fueron evolucionando otros usos para el cobre.

La estatal chilena Codelco tendría la capacidad para aprovechar los altos precios. La compañía planea producir unas 1,75 millones de toneladas al año hasta el 2018, cuando la oferta comenzará a subir de nuevo a 2,1 millones de toneladas para el 2020, añadió.

"No esperamos tener años en el ínterin de menor producción, de acuerdo con nuestro programa de producción", enfatizó.

Hernández dijo que la compañía sigue adelante con campos verdes y los esfuerzos exploratorios en otros terrenos en Chile, Brasil, Colombia y Ecuador.