Santiago. El ministro de Energía de Chile, Ricardo Raineri, junto al secretario regional ministerial, Rodrigo Sepúlveda, recorrió las centrales hidroeléctricas de pasada La Higuera y La Confluencia, construidas por Tinguiririca Energía, con el fin de conocer en terreno el estado de avance de sus obras.

Estas centrales, ubicadas en el Valle del Tinguiririca, al sur de Chile, suponen una inversión aproximada de US$600 millones y representan un importante aporte energético para el país, ya que cuentan con una capacidad instalada de 310 MW de energía limpia y renovable, para abastecer a más 900.000 hogares chilenos.

Raineri, destacó la importancia de estas centrales de pasada, señalando que “su aporte va de la mano con el desarrollo sustentable del país, ya que durante su proceso de construcción se han generado alrededor de 4100 empleos”.

Por su parte, Claudio Montes, gerente general de Tinguiririca Energía, se refirió a la visita recalcando su relevancia. “Esta actividad se enmarca en la contribución de estos proyectos al país, los que próximamente suministrarán energía limpia y renovable al Sistema Interconectado Central", dijo Montes.

“La Higuera es la primera central de pasada a nivel nacional en registrarse para la venta de bonos de carbono".

Agregó además estar muy contento de que el ministro visite las instalaciones y pueda constatar en terreno el avance experimentado y el trabajo realizado, no sólo desde el punto de vista ingenieril, sino que también el cuidado y respeto por el medioambiente y por nuestras comunidades vecinas.

Asimismo, el secretario de Estado indicó a estos proyectos como ejemplo para otras empresas de Chile, señalando que “La Higuera es la primera central de pasada a nivel nacional en registrarse para la venta de bonos de carbono bajo el mecanismo de desarrollo limpio del Protocolo de Kyoto". 

Durante la construcción de ambas centrales de pasada, la empresa Tinguiririca Energía, ha tenido una especial preocupación por respetar el entorno donde se ubican sus obras. Por ello, con la finalidad de reforestar las áreas intervenidas, la compañía cuenta con un vivero de 220.000 plantas de 14 especies nativas, producidas a partir de semillas recolectadas en las áreas de los proyectos. 

A la fecha, en la Provincia de Colchagua, ya se han reforestado aproximadamente 90 hectáreas con bosque nativo. Adicionalmente, la compañía mantiene un monitoreo permanente de las colonias de loros tricahue del sector.