Santiago. El presidente chileno Sebastián Piñera llamó a la multinacional Suez Energy este jueves y le solicitó que el proyecto de la termoeléctrica Barracones, aprobada en Punta de Choros, sea reubicada para no afectar al medio ambiente ni biodiversidad de la zona.

"Creo que con esto hemos enfrentado con responsabilidad, sabiduría y respetando nuestro estado de derecho. El tema de la central, puedo decir a todos los amantes de la naturaleza, que como Presidente me siento feliz de poder preservar un santuario de la naturaleza, que he podido disfrutar con mis propios ojos", dijo el jefe de estado según la publicación de el diario nacional La Tercera.

En su cuenta en Twitter, Piñera escribió "hemos logrado gran solución para proteger santuario naturaleza Punta Choros, Isla Damas y Gaviota para nuestra y futuras generaciones".

El mandatario dijo además, que en alianza con el sector privado, iba a invertir para acelerar el desarrollo de proyectos pilotos y experimentales en materias de energía térmica, solar, eólica, geotérmica, de las mareas y la bioenergía. 

Piñera además le pidió a la ministra de Bienes Nacionales, Catalina Parot, desarrollar una planificación del territorio para conocer mejor los lugares en los que el proyecto se pueda llevar a cabo.

Idea original. Estaba planeado que el complejo eléctrico, que incluye tres unidades de generación de carbón por un total de 540 megavatios, se ubique en la región de Coquimbo, en las cercanías de una reserva natural costera vecina al pueblo turístico de Punta de Choros, en el municipio de Higueras.

En su cuenta en Twitter, Piñera escribió "hemos logrado gran solución para proteger santuario naturaleza Punta Choros, Isla Damas y Gaviota para nuestra y futuras generaciones".

La reserva resguarda pingüinos de Humboldt, una especie en riesgo de extinción, y es hábitat de guanacos, pequeñas nutrias conocidas como chungungos y está frente a un área marina donde se avistan ballenas y delfines.

La aprobación este martes del proyecto por parte de un organismo regulador chileno incrementó las protestas contra la construcción de la central.

En campaña, el mandatario había prometido que se opondría a todas las plantas termoeléctricas que atentaran contra la naturaleza, las comunidades y la calidad de vida.