Santiago. El primer tren de Metro con aire acondicionado realizó este lunes su viaje inicial desde la estación Neptuno, marcando un verdadero hito en la historia de la red subterránea.

Los nuevos coches entraron en funcionamiento en la Línea 1, siendo los primeros de 14 trenes nuevos (126 coches) que se pondrán en operaciones a octubre del 2013.

Estos nueve vagones se integrarán a la red para mejorar las condiciones de viajes de los usuarios del tren subterráneo, aumentando la capacidad de transporte de la red y disminuyendo la temperatura existente en el interior de los trenes.

El presidente de Metro, Fernando Cañas, aseguró que “la integración a la red de estas nuevas unidades con aire acondicionado marca un verdadero hito en la historia de Metro y se enmarca en las medidas que estamos implementando para mejorar la calidad de vida de los más de 2,3 millones de personas que utilizan diariamente el servicio”.

El plan de mejoras, impulsado por el tren subterráneo en conjunto con el gobierno, permitirá aumentar un 20% el número de trenes en las Líneas 1, 2 y 5, incrementando la capacidad principalmente en los horarios punta y favoreciendo especialmente a la Línea 1. 

Además de la compra de estos 14 nuevos trenes, se contempla  la intervención de 32 trenes más para dejar un 100% de la flota de la Línea 1 con aire acondicionado (sin disminuir la oferta durante su implementación) a principios de 2016.

Adicionalmente, se incorporará aire acondicionado en 245 coches de Líneas 2 y 5, para dejar en un 60% los coches de estas líneas con este sistema a partir del año 2017.

La inversión para este proyecto que incluye los 126 nuevos coches CAF con aire acondicionado una subestación eléctrica, ventilación forzada en túneles y estaciones, diseño, entre otros, asciende a US$226 millones.

Un recorrido por el interior. Los nueve coches con aire acondicionado que este lunes se integraron a la Línea 1 cuentan con una capacidad de aproximadamente 1.500 pasajeros. Tienen un ancho de puertas de 1,65 metros, un ancho exterior (caja del tren) de 2,6 metros y un  largo total de 135 metros.

Adicionalmente, contemplan espacios para sillas de ruedas en los coches-cabina (los de los extremos). Los sistemas de enfriamiento están instalados en la parte posterior del techo de los vagones. Estos equipos permitirán que al interior de los trenes la temperatura oscile entre los 26° y 28°C. La variación de grados de temperatura al interior del coche está basada en la norma europea (EN14750-1) que regula los parámetros de confort –como temperatura, humedad, velocidad de viento, entre otros-, para material rodante urbano y suburbano.

Asimismo fueron recogidas las experiencias de los metros de Madrid, Bruselas y especialmente el de Sao Paulo, dada características de temperaturas e implementación de equipos de similares características.

Los equipos de aire acondicionado se alimentaran en un 50% de aire captado desde afuera y un 50% desde su interior (así se produce un efecto de renovación), el que una vez enfriado será distribuido a lo largo de todo el vagón.

Próximos pasos. El próximo 28 de septiembre, la Línea 1 de Metro recibirá el segundo tren con aire acondicionado para cerrar el año con siete trenes nuevos. El resto de los coches serán puestos en servicio a fines de octubre 2013.