Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, promulgó este lunes la ley de portabilidad numérica móvil y fija, que permitirá a usuarios cambiarse de operadores sin cambiar sus números de teléfono.

La ley facilitará a los usuarios cambiar de compañías e intensificaría la competencia.

A junio de este año, Chile registraba 17,6 millones de teléfonos celulares y 3,5 millones de líneas fijas residenciales, según estadísticas de la Secretaría de Telecomunicaciones, cifra que es casi un 25% superior al número de habitantes de la nación.

Por otra parte, Piñera promulgó el lunes una ley para eliminar las llamadas de larga distancia nacional en los próximos tres años, con lo que todo Chile podrá comunicarse vía telefonía local, con precios de telefonía local, dijo el presidente.

Piñera además estableció una meta de contar con Internet de banda ancha para los 17,1 millones de habitantes del país hacia 2014 y de tener televisión de alta definición gratis en todos los hogares en un plazo prudente.

En 2009, la penetración de banca ancha en Chile llegaba a un 9,8% por cada 100 habitantes, una de las tasas más altas de América Latina, según un estudio independiente. En términos de penetración por hogares, un 31% de las viviendas en el país tiene conexión de banca ancha.