Santiago. El gobierno chileno propuso un nuevo mecanismo para proteger los precios locales de los combustibles de las fluctuaciones en el mercado internacional, informó el viernes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Chile importa la mayor parte del combustible que consume y los costos del transporte y los combustibles tienen una alta ponderación en el índice de precios al consumidor, por lo que la economía local es altamente vulnerable a la volatilidad en el mercado internacional.

El nuevo mecanismo, que será parte de un proyecto de ley que el gobierno enviará al Congreso la semana próxima, no es un fondo, sino un sistema que se basará en las tarifas actuales de impuestos sobre los combustibles, dijo Larraín.

La nueva propuesta, conocida como Sipco, tendrá un componente de impuesto variable al combustible que reducirá los gravámenes si los precios superan un punto determinado, añadió Larraín.