Santiago. La minorista chilena La Polar prevé entregar este jueves una solución a los miles de clientes a los que refinanció créditos sin consultar y con altos intereses, un escándalo que desató investigaciones y la forzó a salir en busca de un socio que le lance un salvavidas.

La semana pasada, La Polar admitió haber incurrido en esas prácticas irregulares en su negocio financiero, lo que provocó un desplome de sus acciones que también dañó las carteras de los fondos de pensiones chilenos.

Luego de que los títulos de la firma fueran suspendidos en la bolsa local al menos hasta el viernes, el presidente del directorio de La Polar, Heriberto Urzúa, reconoció malas prácticas por parte de ejecutivos.

"Algunas personas han utilizado la compañía y armado sistemas de forma tal de hacer todo este desastre. Personas de niveles altos (...) se ha ocultado información al directorio en forma flagrante, se ha falseado la información", dijo Urzúa el jueves a Radio Agricultura de Santiago.

A la anunciada entrega de medidas de compensación a los clientes se suman recientes reuniones de asesores de la minorista con bancos acreedores, para evitar mayores presiones financieras en medio del fantasma de una posible quiebra.

"Algunas personas han utilizado la compañía y armado sistemas de forma tal de hacer todo este desastre. Personas de niveles altos (...) se ha ocultado información al directorio en forma flagrante, se ha falseado la información". Presidente del directorio de La Polar, Heriberto Urzúa.

"(Una quiebra) está dentro de las pautas que hay que evaluar. Ese es el peor escenario. Cuál es la probabilidad que esto ocurra es la incógnita, porque hasta ahora tenemos muy mala información oficial", dijo Hernán Frigolett, analista de la consultora Aserta.

"No sabemos el daño, la magnitud de la crisis financiera en La Polar, porque hay que eliminar muchos ingresos por intereses que van a disminuir (tras la reliquidación de la deuda a los clientes) y eso a su vez eleva las provisiones", agregó.

La Polar, que no cuenta con un accionista mayoritario, contrató al banco de inversión LarraínVial para maximizar el valor de la compañía, lo que podría dar paso a la llegada de un nuevo socio controlador con recursos para fortalecer las finanzas y enfrentar eventuales demandas.

Acciones. El Diario Financiero destacó el jueves que un grupo de gerentes de La Polar habría vendido unos US$18 millones en acciones de la firma desde el 2008, cuando comenzaron las primeras denuncias de clientes ante el ente nacional de defensa de los consumidores.

El caso ya desató investigaciones judiciales, en el Congreso y de organismos reguladores de valores y bancarios.

Ante este escenario, la compañía convocó a una junta extraordinaria de accionistas el 8 de julio para informar sobre las practicas desarrolladas en la gestión de su portafolio de crédito, el resultado de la revisión externa, la calidad de la cartera y los niveles de provisiones requerido.

Tras el destape del escándalo, los papeles de la minorista sufrieron un derrumbe del 42% la semana pesada. El lunes pasado, el regulador de valores decidió intervenir la compañía.

La crisis de La Polar arrastró al resto de minoristas en la bolsa local, con fuertes bajas ante temores de que futuras regulaciones y fiscalizaciones puedan afectar a ese negocio.

Los dardos del mercado han apuntado con mayor vehemencia hacia la cadena Hites, que se enfoca en clientes de ingresos bajos al igual que La Polar.