Santiago. El gobierno de Chile dijo este miércoles que podría reducir el voltaje y ahorrar agua de las reservas de las hidroeléctricas para evitar un racionamiento energético debido a una prolongada sequía en el mayor productor de cobre del mundo.

El gobierno dijo, sin embargo, que esperaba evitar el fantasma del racionamiento energético, y analistas dicen que las minas de cobre en el centro sur de Chile, que produce cerca de un tercio del total anual del país, posiblemente no corren riesgos.

Los voltajes menores pueden dañar la calidad de los cátodos de cobre que se producen mediante electroobtención. Pero las grandes minas suelen tener generadores de emergencia para mantener el voltaje estable para la electroobtención y también líneas de energía directas desde la red energética central.

Las preocupaciones sobre que la escasez energética dañen la producción de cobre en Chile ayudaron a elevar los precios del metal rojo a un nuevo máximo, mientras el mercado espera un bajo suministro este año.

Reducción de 5% en consumo. El presidente Sebastián Piñera dijo que Chile necesita reducir la consumo de energía en un 5% para evitar el racionamiento, pidiendo al público que modere el uso de energía.

Analistas en Chile restan importancia al riesgo de escasez, pero dicen que son posibles algunos recortes dadas la dependencia de generadores de emergencia.

"Hemos resuelto impulsar un decreto que otorga al gobierno las facultades necesarias para que tome las medidas prudentes y oportunas, de forma tal de evitar en el futuro eventuales cortes de energía eléctrica", declaró.

El ministro de Energía y Minería, Laurence Golborne, dijo que las medidas posibles incluyen la reducción de voltajes entre un 5% y 10%.

"La principal medida significa ahorrar la utilización de agua embalsada para usarla en un período a mediados de año donde la estación hídrica puede ser mas complicada", sostuvo Golborne.

El ministro, que la semana pasada advirtió que Chile podría enfrentar un racionamiento energético, no dijo cuándo podrían presentarse las nuevas medidas.

Chile depende en gran parte de la energía hidroeléctrica para cubrir sus necesidades energéticas y la falta de lluvias obliga a las generadoras a depender de plantas alimentadas por combustibles que tienen un mayor costo, lo que se suma a los riesgos inflacionarios en la economía de rápido crecimiento del país.

Chile fue afectado por varios cortes de energía el año pasado después del poderoso terremoto del 27 de febrero, que dañó la infraestructura de transmisión.

Analistas en Chile restan importancia al riesgo de escasez, pero dicen que son posibles algunos recortes dadas la dependencia de generadores de emergencia.

También apuntan a los crecientes precios, debido a que el país depende cada vez más de las plantas termoeléctricas luego de que las reservas en las represas de tales plantas alcanzaron su nivel más bajo en 10 años.