La Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) multó por más de US$1,7 millones a las empresas eléctricas Chilectra, Transelec y Transelec Norte por sus responsabilidades en los apagones registrados en julio y noviembre del 2010.

El primero de estos cortes del suministro eléctrico, se produjo el 27 de Julio de 2010, a las 10:46 horas, afectando a más de 3,6 millones de habitantes, entre la Región de Atacama y la zona norte de la Región Metropolitana, además de algunas zonas parciales de las Regiones del Sur de Chile, llegando hasta la Isla Grande de Chiloé.

Investigación. La investigación llevada adelante por la SEC determinó que la falla se produjo por la realización de trabajos de mantención que afectaron al transformador de 500/220 kv de la subestación Polpaico, los que se realizaron sin la debida autorización del Centro de Despacho Económico de Carga del Sistema Interconectado Central (CDEC-SIC), pese a que el propio CDEC había negado la autorización para su realización, para cautelar la estabilidad y seguridad del sistema eléctrico.

De esta forma, la SEC determinó sancionar tanto a Chilectra como a Transelec, con multas de 560 Unidades Tributarias Anuales (UTA) a cada una (unos $377 millones, es decir, US$737.480) por no cumplir con el procedimiento de la Dirección de Operaciones del CDEC, al no tener autorización vigente ni comunicar al Centro de Despacho, las maniobras realizadas en el mencionado transformador de la subestación Polpaico.

Segundo corte. Al día siguiente de ocurrida la falla, a las 2:38 horas, y debido a trabajos de mantención que Transelec realizaba en las mismas dependencias de la subestación Polpaico, se produjo una nueva interrupción del suministro, entre la Región Metropolitana y la Octava, afectando a más de 3,5 millones de habitantes aproximadamente.

Por esta razón, la SEC inició un proceso administrativo, el que permitió establecer que la empresa Transelec, operó las instalaciones de la subestación Polpaico, tras el corte del día 27 de julio, de manera insegura para el sistema eléctrico, dando origen a la aplicación de una multa para la transmisora mencionada, de 400 UTA.

Tercer corte. Cuatro meses después, el 20 de noviembre, a las 19:23 horas, se produjo una falla en la línea de 220 kV, Los Cóndores - Parinacota, de propiedad de Transelec Norte, afectando a la ciudad de Arica.

La falla ocurrió en la principal línea que abastece los suministros de dicha ciudad, por lo que, al no poder abastecer la demanda total del suministro con la energía que llegaba por otras líneas menores, se provocó un racionamiento temporal en la ciudad, al día siguiente, entre las 20:00 y 23:15 horas, momento en que se normalizó la situación.

Ante estos hechos, la SEC inició la investigación administrativa correspondiente, la que concluyó con una multa de 300 UTA, para Transelec Norte, por no haber realizado una adecuada mantención de las líneas, lo que originó el corte de la misma.

De esta forma, las tres situaciones investigadas por la SEC, terminaron con sanciones para Chilectra y Transelec, por 560 UTA para cada empresa, en el caso del corte del 27 de julio; una multa para Transelec por 400 UTA, por el corte del 28 de julio; y una sanción de 300 UTA, por la interrupción del 20 de noviembre, para Transelec Norte; llegando a un total de 1.820 UTA, equivalente a más de $854 millones, es decir, más de US$1,7 millones.

Compensaciones. La SEC también está instruyendo a las empresas de distribución eléctrica, para que realicen de inmediato las compensaciones que corresponde a los distintos usuarios afectados.

El Superintendente, Luis Ávila, indicó que "los usuarios afectados por cortes de energía no programados, tienen derecho a recibir las compensaciones que establece la normativa".

Respecto del monto de las compensaciones, la SEC informó que "es importante que la ciudadanía tenga claridad que, debido a que la recuperación del suministro, en cada uno de los cortes, tuvo tiempos diferentes a lo largo de las zonas afectadas, las compensaciones tendrán montos distintos para cada cliente, los que serán determinados en función del tiempo que estuvieron sin suministro".

"Pese a esto, si tomamos como referencia un cliente residencial, con un consumo promedio mensual de 200 kwh/mes, que producto de estos apagones estuvo durante una hora sin energía eléctrica, debiera recibir una compensación aproximada de $ 33, en el caso de los cortes de julio, que afectaron a clientes del SIC, y de $89, en el caso del corte de noviembre de 2010, ocurrido en el SING", se indicó.

Ávila declaró que "para explicarlo fácilmente, las compensaciones contempladas en la normativa, equivalen al doble del valor de la energía no suministrada".

Asimismo, agregó que "los usuarios verán reflejado en las boletas de consumo, el pago de estas compensaciones, una vez que las empresas realicen los respectivos cálculos".