Iquique. La huelga en la mina chilena de cobre Collahuasi, la tercera más grande del mundo, ingresó en su quinta jornada este martes sin un final a la vista, mientras los trabajadores y la compañía daban versiones encontradas sobre el impacto de la medida en las operaciones.

El operador de la mina ha dicho que la producción sigue siendo normal con la ayuda de trabajadores de reemplazo, mientras que los 1.551 trabajadores en huelga señalaron fallas en las operaciones de la mina, que produce 535.000 toneladas anuales, 3,3% del suministro mundial.

Los temores a una prolongada interrupción en el abastecimiento han ayudado a que los precios del cobre en la bolsa de metales de Londres alcancen su máximo nivel en más de dos años, a US$8.775 la tonelada, cerca de su récord registrado en julio de 2008 a US$8.940.

Los trabajadores sindicalizados de la mina, propiedad de Xstrata y Anglo American, abandonaron sus tareas este viernes por desacuerdos sobre sus contratos laborales, en medio del alza de los precios del cobre.

Todavía no está claro cuánto tiempo podrá la mina seguir funcionando con trabajadores de reemplazo, pero los expertos dicen que la producción podría comenzar a mostrar problemas tras una semana de paro.

Sin embargo, los antecedentes indican que las medidas de fuerza en las principales minas tienen corta duración en el principal productor mundial de cobre.

Los trabajadores aceptarían finalmente un acuerdo similar a la última propuesta salarial de los propietarios de Collahuasi, que incluía bonificaciones de US$27.000 por trabajador y es considerada una buena oferta que supera a otras anteriores en Chile, dijeron a Reuters otros líderes sindicales.

Pero analistas locales consideran que la exhibición de poder por parte del sindicato de Collahuasi, que buscaría afianzar su liderazgo ante sus pares de minas privadas, podría ser un factor que demore el acuerdo salarial.

Los líderes sindicales han negado tener otras motivaciones para la huelga más que el reclamo salarial, y afirmaron que están abiertos a reiniciar las negociaciones.

Las tácticas del sindicato para arrancar más beneficios a los propietarios de la mina podrían influir en las negociaciones salariales venideras en minas que representan alrededor del 20% de la producción anual de cobre chileno, de casi 5 millones de toneladas

La interrupción de la producción es una herramienta clave para los sindicatos, pues los propietarios de la mina podrían sufrir enormes pérdidas mientras los precios del cobre trepan a niveles casi récord.

El sindicato Collahuasi dijo que la planta de molibdeno en el puerto de Patache no estaba operando debido a la huelga y que un accidente "casi fatal" había ocurrido en la planta de concentrados de la mina.

El operador de la mina ha negado cualquier accidente. Sin embargo, no dijo cuánto tiempo podrá mantener sus operaciones en marcha con trabajadores de reemplazo.

Los trabajadores sindicalizados de Collahuasi abandonaron sus tareas durante cuatro días en las negociaciones salariales de 2007, aunque la huelga no afectó la producción, según informó el operador de la mina en ese momento.