El positivo panorama de esta área de la industria TI muestra que el mercado chileno se acerca a la madurez. Sin embargo, la crisis afectó en general al sector y provocó un decrecimiento de -1%, cifra empujada por una baja en las ventas de hardware.

Así lo informó la Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información (ACTI), entidad gremial que además anunció este jueves el nombramiento de Raúl Ciudad como próximo presidente de ACTI, quien asumirá el cargo en junio.

Con un crecimiento de 6%, el área de servicios tecnológicos fue la única que resistió la crisis económica del año pasado, según el Indicador de la Actividad TI, dado a conocer por ACTI y elaborado por IDC.

El ítem servicios generó ingresos por CH$216 mil millones, constituyendo el 28% de las ventas totales de la industria tecnológica en 2009.

“El crecimiento del sector servicios es uno de los principales indicadores de la madurez que está alcanzando el mercado tecnológico chileno, donde la tercerización está adquiriendo cada vez mayor preponderancia”, explicó el presidente de ACTI, Miguel Pérez, quien señaló que “éste es uno de los objetivos de nuestra asociación, ya que nos permite generar una oferta de mayor valor agregado y mayores desafíos para las empresas chilenas, que ya están comenzando a generar una industria TI de clase mundial”.

Durante 2009, el sector tecnológico generó ventas por CH$1,514 billones, lo que implica un decrecimiento del -1% respecto al año anterior, cuando la facturación alcanzó CH$1,526 billones. Esta caída estuvo impulsada por las ventas de hardware que cayeron 4% con ingresos por CH$816 mil millones, pese a lo que el área de hardware se mantiene como la principal componente de las ventas de la industria, concentrando el 58% de ellas.

En tanto, software no tuvo variaciones respecto a 2008, generando una facturación de CH$215 mil millones y concentrando 14% de la torta de las ventas tecnológicas de 2009.

El análisis indica que 2010 será un año de recuperación moderada, donde la industria tecnológica podría verse beneficiada por nuevos proyectos a raíz del proceso de reconstrucción que vive el país. Se espera que las ventas este año aumenten 2%, impulsadas nuevamente por el sector servicios.